miércoles, 29 de julio de 2020

Mentorias en Bitcoin.





No es momento para dejar pasar la oportunidad. (Avaliable in English)

Puedes pensar o creer lo que quieras, pero Bitcoin es una realidad y el hecho es que en este duro año 2020 se ha revalorizado mas que cualquier moneda o acción.

(El 12 de marzo de 2020 estaba en USD 4.000,00 acaba de de cerrar en USD 11.000,00. Calcula lo que has perdido o dejado de ganar en lo que va de Pandemia ... Y lo que falta)

Si tienes un dinero disponible para invertir esta puede ser tu oportunidad de entrada. ¿Sabes cómo hacerlo? Evitando caer en alguna de las cientos, mies, de trampas y estafas.

Ve las noticias ¿Insistes en no saber sobre el tema? Cada día que pasa sin que conozcas el fenómeno y lo uses muchas oportunidades estarás perdiendo.

No deje pasar mas tiempo si aprovechar conocer este fenómeno que puede ayudarte a reservar valor.

¿Te imaginas hoy sin correo electrónico, sin computador o teléfono inteligente en tu profesión y tu negocio? 

Mentorías exclusivas y mediante sesiones privadas. 



Tu tiempo es valioso, por eso es que entraremos de lleno al fenómeno, no solo al Intercambio, sino aprender a captar buenas oportunidades, comprende la legalidad y legítimidad del fenómeno, detecta ofertas engañosas y estafas. Abundan. Averigua sobre el famoso petro venezolano.

Mas allá del código y de la idea de moneda

¿Qué es?
¿Para qué sirve?
¿Qué tan seguro es?
¿Cómo sacarle provecho?
¿Cómo se implementa?

Son cientas las horas de clases impartidas, presentaciones y charlas dadas, y entrevistas efectuadas que conjuntamente con las inquietudes e interrogantes de los también cientos de participantes resultaron en un programa de mentoría en el que sin ser tecnólogo o financiero empezarás a usar esta plataforma que vino a cambiar la humanidad.

Nuevamente te pregunto ¿Te imaginas el mundo comercial y profecional sin internet ni correo electrónico? Pues luego de Bitcoin tampoco será igual ¿Te vas a quedar atrás?

Y nuevamente reitero. Absolutamente privado y exclusivo.

Si estás interesado y deseas más información envía un mensaje directo o al correo  rhungc@gmail.com.

domingo, 21 de junio de 2020

La valentía de ser papá.



El Día del Padre, celebración que aunque parezca extraño no se celebra en la misma fecha, por el contrario, nos sorprende saber cómo cada país, o mejor dicho, cada sociedad, ha fijado otras oportunidades que no son el tercer domingo de junio, que también valga destacar, dicha conmemoración es bastante reciente y no supera algunas décadas, lo que en términos de historia no es nada; no obstante ello, en vísperas de su celebración, todos, pero en especial a quienes recientemente nos inauguramos en esa particular tarea de ser “homenajeados” nos formulamos la interrogante existencial de si estamos siendo buenos padres, es más, hasta de cuestionarnos qué es ser en realidad ser un buen padre.

Así como ocurre con la errada creencia de que estamos ante una celebración universal, mi aproximación al tema va más allá en el sentido que para reflexionar sobre la paternidad y de allí medianamente aspirar saber que es ser un buen padre y si en efecto puede considerarse que alguien lo sea, creo que debemos apartarnos de ciertos estereotipos, en especial en cuanto a relacionar la idea de un buen padre a la institución del matrimonio; la película de la casita, el parque y el perrito, el regalito, las otrora imágenes (pavosísimas por cierto) de las pantuflas, la pipa, las medias y la corbata, que increíblemente han encontrado sus fieles equivalentes en la actualidad (a pesar de pensar que habían sido superadas).

Si bien las reflexiones que aquí se exponen pueden encontrar como destinatarios naturales a esos estereotipados papás, imágenes muchas veces sobrevaloradas, quiero decir, aquellos que la sociedad ha vendido como el hombre entregado a la institución matrimonial o cualquier otra forma de gamia con vocación de perpetuidad, sea extensible también el llamado a reflexionar a todos aquellos no encentran enmarcados en tal "tradicional" moldura, por lo que tanto aquellos en estado de viudez, (verdadera condición que inspirase el actual día del padre), de divorcio o separación, soltería, co-paternidad, o cualquier otra razón que los mantenga fuera del molde prototipo, pueden atender a la invitación sobre lo que habríamos de entender por paternidad y de ser un buen padre, para luego evaluar si alguien en particular puede ser señalado como tal, y más importante aún, a quién le correspondería la legitimidad para emitir tal juicio y valoración.

Cientos, miles, millones de veces se habrá dicho que los padres se han de esmerar en dar a los hijos lo que los primeros no tuvieron. Que esto sea cierto o lo contrario, pudiera ser considerado importante por algunos para determinar si un padre ha sido bueno o no; no faltara sobre este aspecto gran cantidad de consideraciones en cuanto a que tal afirmación no debe entenderse en cuanto a una dimensión material sino respecto de la educación y preparación para la vida que debe dejarse a los hijos, por lo que muchos padres procurarán la mejor educación que puedan ofrecer a sus hijos, lo que sin lugar a dudas apareja la ingente dedicación de recursos materiales.

Si bien la educación que puede dejarse a los hijos es de importancia, no es tampoco garantía de que ello en definitiva los haga personas y ciudadanos de bien, por lo que mal podríamos dócil y calladamente aceptar ello como absoluto y afirmar que sea la educación lo imprescindible, igual opinión hemos de tener sobre cualquier legado material, ya que bastan los ejemplos en la historia de la inmediata dilapidación propia de la prodigalidad.

Como es de imaginar, tema tan importante y esencial como el planteado no es reciente, que como veremos de seguidas incluso los clásicos hacen especial desarrollo, y siendo de contenido tan existencial no podríamos creer que pueda agotarse alguna vez su discusión, por el contrario en cada tiempo, en cada generación, surgen nuevos aspectos sobre los cuales reflexionar, preocupación que por sí nos denota un especial interés, algo que puede atribuirse a los buenos padres per se, por lo que si llegamos a este estadio, podemos pensar que estamos en buen camino.

No existe duda alguna que el año 2020 ha sido, y aún es, uno de los más complejos y difíciles de nuestra historia reciente, no solo de la humanidad y en todo el orbe, sino también en específicas regiones; y que decir de los países con grave deterioro de sus instituciones democráticas, en la que el abuso, la maldad, el cinismo, la miseria, el resentimiento, el expolio, la rapiña, la mentira, el engaño, el daño, el terror, la muerte y muchas otras perversiones son el día a día. Nos es suficiente a los miembros de estas sociedades no solo ver cualquier noticia para verificarlo, sino que basta simplemente asomarnos por nuestras ventanas, o más triste aún, únicamente cerrar los ojos y recordar el contexto nacional hace un año, o cinco,  o veinte, pero ¿Que tiene que ver la situación de gran adversidad que atravesamos con el día del padre? ¿Con ser un buen padre o procurar serlo?

Jamás dejarán de sorprendernos los clásicos en su gran capacidad de descubrir y transmitir conceptos y que a pesar de contar con las actuales definiciones en nuestros idiomas modernos, son insuficientes para captar la total extensión de los significados tan elaborados como lo es entre otros el de la areté que indudablemente transciende la  más elevada idea que podemos tener sobre la virtud, solo por referirnos a uno de ellos.

De vuelta a la idea de ser un buen padre y lo clásicos, no obstante la gran cantidad de obras que podríamos referir, vienen a mi mente las reflexiones de quien ha sido considerado el más grande sabio de la humanidad, Sócrates, quien de la pluma de Platón en uno de sus primeros y no tan promovido diálogo, “Laques”, toma como referencia el genuino interés de sus interlocutores  en cuanto saber cuál será la mejor manera de instruir y educar a los hijos, resultando como es propio de esa clase de diálogos la importancia de la “andreía”, es decir, la “valentía”, el “valor”, como aspecto esencial en la formación de los hijos.

Más allá de las múltiples apreciaciones de tan interesante diálogo sobre la valentía, destaca la situación que si puede considerarse valiente aquel general en estando en una situación de batallas en condición de superioridad o por el contrario si el verdadero valiente sería aquel que no obstante saberse en condición de minusvalía permanece en la contienda, o si también puede ha de considerarse valiente quien se retira ante una inminente derrota, todo ello dentro de tantas otras profundas meditaciones propias de los diálogos platónicos.

Sin dudas que la tarea de la paternidad en sus distintas etapas lleva implícita situaciones que reclaman valor, que demandan valentía, esa “andreía” propiamente dicha que transciende instituciones sociales que preferimos dejar aparte para este ejercicio y que en la más estricta intimidad del padre está en enfrentar, sea sabiéndose en condiciones de superioridad frente a la adversidad, en minusvalía, sea en la confrontación a pesar de saberse sobrepasado o sea incluyo huyendo de la batalla puntual pero sin renunciar a la aspiración final, cada  para situación, cada paternidad es particular, desde quien se desempeña en una misión en el extranjero dejando sus hijos en su país de origen y únicamente compartiendo pocas veces al año, o quien pueda transmitir su condición de nacional de un estado a su hijo para procurarle mejor calidad de vida, o quien por mantener apariencias está compelido a compartir habitación y hasta el lecho con quien no siente conexión alguna y no ha decido abandonar tan penoso claustro, en todos ellos existe un gran componente de valor a considerar según las circunstancias[1].

Atravesamos sin duda tiempos muy difíciles, pudiera decirse los más duros de los que va del siglo XXI, tanto globalmente como en cada uno de nuestros países, y que decir de la complejidad del caso venezolano, en la que no solo nos toca enfrentarnos a los retos que supone una pandemia sino que además debamos hacerlo en un estado absolutamente fallido en el que los más básicos servicios que lo justifican simplemente no existen y la opacidad del régimen como en otros aspectos es la norma, y aun así debemos enfrentar el ejercicio de la paternidad, en la que es los específicos caso de hijos pequeños no existe posibilidad alguna de flaquear, de siquiera imaginar que existen formar de eludir ese llamado para ser valientes, para extraer todo el valor de nuestro entorno y transmitirlo a nuestros hijos como la mejor enseñanza que podamos darles de como sobrellevar la adversidad con entereza y convertirla en fortalezas, no la de nosotros, sino de ellos, de nuestro hijos, quienes en un futuro no muy lejano nos juzgaran no solo si atendimos al llamado de esa “andreía” que en contadas veces la vida nos las exige, sino de la templanza y la justicia que conforman la virtud.

¿En quién está juzgar si alguien ha sido un buen padre y cuando se profiere dicho juzgamiento? Tengo mi personal opinión; no obstante en conversaciones con múltiples personas en vísperas de estas líneas a pesar de específicas divergencias coincidimos que no son otros que los propios hijos los únicos legitimados para sentenciar quien ha sido un buen padre, juicio de valor que solo podrían proferirse luego que la encomiable labor haya concluido, especialmente cuando se atraviesan aciagos momentos y son lo valores inculcados los que nos dan fuerza para enfrentar y superar las dificultades.

Venezuela, día del padre del año 2020, tiempos de despotismo, crisis y pandemia; papá, me corresponde proferir mi sentencia definitiva. Cumpliste tu misión, fuiste un valiente y buen padre.

Hijo, probablemente no comprenderás muchas cosa que ocurran o que yo como tu padre haga, algunas incluso las adversarás, ya llegará el momento de juzgar y te propongo un día para hacerlo, el 20 de junio de 2066, mientras tanto, más allá de unas medias o una corbata, el mejor regalo que podrás darme, más aún cuando yo no esté, es ser siempre tú, íntegro, auténtico y  valiente, simplemente, ser un hombre de bien.

A todos los padres en su día y que la providencia los bendiga con la valentía necesaria para ejecutar la loable labor de aportar al mundo ciudadanos de bien, en particular venezolanos valientes y justos.

Una especial dedicatoria a Antony Slowinsky, a quien en mis años de juventud tuve la fortuna de tener como papá putativo durante mis estudios en el exterior, y que no obstante la distancia y el tiempo no han permitido una regular comunicación, siempre las tengo presente en mi memoria y mi corazón su templanza y enseñanzas.



[1] Incluso en casos como el del popular personaje de Los Simpsons, Nelson Muntz que se dice que su padre aduciendo salir a comprar cigarrillos jamás volvió. Y es que ante casos como ese si bien suelen ser automáticos los pronunciamientos de condenas, pocos ante de emitir su juicio se preguntarían las razones, si las hubo, por las que se fue, ya que difícilmente alguien se va de algún lugar donde esté bien atendido, o por lo menos donde no esté siendo perturbado, pero esto es otro tema, así como lo es la absoluta e indiscutible “andreía” de la madre soltera y sola que pese a la adversidad cría a sus hijos y han resultado ciudadanos ejemplares.

lunes, 13 de abril de 2020

Las artes amatorias. Los abrazos y los besos como su más genuina expresión. (*)

(...)
Volvamos a las ideas del maestro Ovidio, sobre el título de su obra, Las Artes Amatorias, en efecto amar es un arte, y como todo arte, puede ser ejecutado de diferentes maneras, las más variadas técnicas; hay para quienes algunas artes les puede resultar más natural y habrá otros que no.

No todas las pinturas le gustan a todo el mundo, al igual que ocurre con otras artes como música, la danza, la escultura o la arquitectura o cualquier otra, no muy distinto tiene que ser el arte del amor, el de los amantes.

No hablamos aquí del “performance” del acto amatorio, aunque sobre eso mucho podríamos discutir en otro trabajo, por lo que literatura antigua clásica hindú sobre el amor y el sexo, el Kamasutra, pero debemos afirmar que también es un interesante libro para la biblioteca especializada, más de esta obra tomemos como referencia el capitulo 2 que desarrolla ampliamente el tema de los besos y de los abrazos, prácticas estas que son esenciales en el amor, no solo del amor intimo que lleva a la copula, sino que son la manifestación física de toda clase de amor, ya que hay amor y abrazos de hermanos, de padres, de amigos, e incluso de personas totalmente extrañas y no por eso no deja de existir la posibilidad de existir amor entre ellas, el amor que es necesario en nuestra sociedad.

Me declaro abiertamente defensor de la práctica más íntima de los amantes, el beso, y a la vez manifiesto  mi gran preocupación ante el riesgo de su extinción en muchos de los foros del amor.

Claro que la intimidad y la cercanía de los amantes los llevan a fundirse en un solo cuerpo de amor, pero es el beso el mayor instituto del amor y a veces no se le presta la debida atención que merece.

Con un primer beso, por pequeño se sea, con toda su carga emotiva, si es proferido con el "voltaje" y "amperaje" adecuado puede generar la chispa que inicie una llama de pasión y entrega que dure toda una vida, incluso más de una vida, eso para los que creemos en la transcendencia y reencarnación en el amor.

Con un simple beso, incluso con un abrazo se puede saber si se es amante, cómplice, compañeros de vida, hasta si hay traición, Judas  lo sabía y Jesús lo percibió

De todos los actos y prácticas de los amantes se puede fingir, se puede hacer creer muchas cosas, con los besos, con  los verdaderos besos no, por ello que por sobre todas las cosas, deben ser sinceros y para así demostrar de mejor manera el amor que trasmiten, sean estos desde aquellos amicales de salutación, hasta aquellos inolvidables que marcan vidas, épocas, culturas  y hasta sociedades.

El poder de un beso es tal, que no solo pueden resultar irresistible a los humanos, también hasta los dioses y semidioses, ya que hasta el propio Apolo, el mayor exponente de las luces y la racionalidad sufrió ante la negativa de Dafne de caer en sus brazos dejándose besar y amar por el dios. Hay besos que incluso han sido objeto de veneración e inspiración de grandes artistas, baste recordar el famoso beso de Francesca y Paolo recogido por Rodin en una de su más famosas esculturas con ese mismo nombre, o como es el otro caso de la ilustrísima pintura de Gustav Klimt también llamada igual.

(*) Extracto de artículo de mayor extensión denominado "LAS MUJERES DE MI VIDA … de y por Roberto Hung Cavalieri ... O una historia de amores"


jueves, 2 de abril de 2020

El más breve de todos los análisis del decreto de suspensión de alquileres.



Los decretos y situación de estado de emergencia son inconstitucionales, los mas recientes siquiera cuentan con la aprobación del poder legislativo, las emergencias son tomadas por los totalitarismos como justificación de su proceder. 

Los "decretos" emergencia al igual que las "leyes" constituyentes buscan perpetuar el estado de cosas y no de derecho.

Intentar dar una lectura jurídica a algo que no es, es una estrategia de los despotismos para justificar sus tropelías, los profesionales y académicos deberían evitar ser cómplices, voluntarios e involuntarios, al no incluir en sus dictámenes las consideraciones sobre la ilegitimidad de los actos. 

El arrendamiento al igual que cualquier otra relación contractual cuenta con mecanismos del derecho común que prevén situaciones de dificultad en su ejecución y sus consecuencias como la causa extraña no imputable y situaciones imprevistas.

Como sea que se actúe, el poder judicial no podrá resolver tempestivamente conforme a derecho ninguna situación.

El derecho se debe aplicar, un "decreto" despótico no es derecho, es todo lo contrario.

No en vano Venezuela resultó en el último lugar de 128 países analizados en cuanto al respeto al Estado de derecho (*).






(*) En cuanto a respeto al Estado de derecho, un muy reciente informe (11/03/2020)  “Índice de Estado de Derecho 2020” (Rule of Law Index 2020) elaborado por “World Justice Project[”, en el que mediante más de 130.000 evaluaciones efectuadas por 4.000 profesionales y expertos en el área jurídica sobre 8 factores y 44 subfactores arrojó como resultado que de los países examinados, 33 del continente americano y 128 a nivel mundial, Venezuela resultó en el último lugar en ambas mediciones totales, la regional y la global, siendo los factores evaluados y la posición de Venezuela las siguientes:  (i) Límites a los poderes del gobierno (33/33) (128/128), (ii) Ausencia de corrupción (28/33) (117/128), (iii) Gobierno abierto (33/33) (125/128), (iv) Derechos Fundamentales (33/33) (124/128), (v) Seguridad y orden (33/33) (123/128), (vi) Cumplimiento normativo (33/33) (128/128), (vii) Justicia civil (33/33) (127/128) y (viii) Justicia penal (33/33) (128/128).

Ver tambien: https://culturajuridica.org/conflictividad-social-y-conflictividad-politica-en-tiempos-de-pandemia-brevisimas-consideraciones-sobre-la-impostura-venezolana-riesgos-del-populismo-y-otras-cavilaciones-de-cuarentena-en-cuaresma/

domingo, 1 de diciembre de 2019

Secuestro de George Pig en el club Los Cortijos



Quiero creer que los clubes sociales son más que una burbuja para escapar de la grave realidad de Venezuela.

Nunca antes nuestro país había sido víctima de agentes del mal capaces de arrastrarlo a niveles de miseria y destrucción como lo que experimentamos día a día.

Me atrevo a asegurar que más del 99,9% de la población ha sido víctima de algún hecho delictivo, de un engaño, de algún abuso, de alguna acción propia de los truhanes que han pululado en el foro las últimas dos décadas y han invadido cual plaga todos los ambientes de nuestra sociedad.

Es ante esa grave situación que casi que como esperanza para un náufrago a la deriva o un extraviado en el desierto, los clubes sociales resultan como islotes u oasis que ofrecen resguardo ante las hostiles penurias y ambientes.

Además de la necesaria dosis de locura que nos hace sobrevivir en esta Venezuela del siglo XXI han cobrado nueva vida y se han reinventado en todo el territorio nacional los clubes sociales, que ofrecen a sus socios e invitados además de opciones más económicas para mantener ciertas resemblanza y recuerdos de condiciones de vida en las que se podría socializar libremente en nuestras ciudades, son prácticamente burbujas en las que nos permitimos auto engañarnos y escapar de la diaria violencia, del terror, de la miseria, del tugurio en que han convertido nuestro país.

Clubes los hay de todo tipo, de campo, de playa o de ciudad, más o menos cercanos, los considerados más o menos exclusivos, con instalaciones deportivas o sin ellas, los hay para todos los gustos.

Allí pueden celebrarse matrimonios, graduaciones, conciertos, amaneceres gaiteros, torneos, bautizos, presentaciones de libros u obras artísticas, en fin, pero lo más importante estos últimos años, la de abstraernos de esa espantosa realidad que está fuera de las paredes que fungen como muros de ciudades medievales, pero también para recordarnos como era nuestra vida antes de que nos robaran nuestras calles y secuestraran nuestra venezolanidad, para soñar con lo que en cualquier sociedad es una vida normal.

Para reflexionar sobre lo dicho puedo mencionar decenas de clubes sociales en Venezuela, pero ante lo ocurrido el día de hoy 30 de noviembre de 2019 en horas de la tarde, me obligan a mencionar expresamente uno solo, aunque la reflexiones son extensibles a todos y cada uno de los existentes en nuestro hermoso país.

Quiero referirme con mucho dolor al Club Campestre Los Cortijos, y lo que aquí expreso lo hago con mucho pesar y tristeza, ya que ese mágico lugar enclavado en pleno valle caraqueño que a pesar de estar a pocas cuadras del metro, mantiene el verdadero espíritu de campestre desde su fundación y que más que testigo ha sido, es y será compañero de muchos de los eventos más importantes de mi vida, desde mi juventud hasta mi vejez,  ayer con mi padre, hoy y mañana con mi hijo.

Quiero reiterar que si menciono expresamente a Los Cortijos es porque los hechos que activaron mis reflexiones ocurrieron allí y porque el sentimiento especial que me une al club hacen más profundo el pesar, pero como he también advertido y nuevamente señalo es extensivo a todos los clubes de Venezuela.

Roberto Emmanuel, mi hijo de un año y 7 meses, en vísperas de celebrar su segunda navidad, que más bien creo que sería la primera ya que a la anterior con 7 meses muy poco podía hacer, en la mañana de hoy recibió de su mamá lo que creo ha sido en su vida el regalo más importante, un muñeco de George Pig, El hermanito de Pepa Pig. 

Podrán imaginar la expresión del bebé al ver que ese personaje que si bien se ha convertido en algo omnipresente escapó de las pantallas y se materializó frente a él. Alegría, sorpresa e incredulidad, es poco para describir su expresión.

Se preparaba para ir al club y como no, ello no podía ocurrir sin la compañía de su más reciente amigo, George Pig, el hermano de Pepa, con el Sr. Dinosaurio y todo (Los que conocen la serie comprenderán)

La dinámica y la logística de un niño de un año y medio, en un club, con un juguete nuevo y especialmente para comer es de interés y de estudio pero el hecho es que luego de que se dignara a comer algo, al revisar el bolso a unos metros, en donde se había puesto a George, ya no estaba, se había ido, despareció, se lo robaron, o peor aún lo secuestraron...

Por supuesto que al niño nada se le ha dicho sobre la suerte de su amigo George, por supuesto que se deberá hacer lo posible pronto para sustituirlo y seguramente no note su ausencia, aún no sabremos trauma puede causarnos una experiencia así, pero en todo caso ese no es el tema que quiero destacar, y el que si lo es,  es que a pesar de estar en esa burbuja que es un club, nos resulta imposible apartarnos de esa sensación de indignación cuando fuera de las murallas somos víctimas de los abusos y vejaciones, del expolio, de la maldad.

No sé y por supuesto no me consta ni puedo demostrar que George fue robado o secuestrado, o si cobró vida y se fue caminando, es un personaje muy travieso, no sé si quien lo haya tomado es un adulto o un niño, con buenas intenciones o sin ellas, el hecho es que esas cosas, y aquí si no extendemos a toda clase de despropósitos no deben ocurrir, no en un país normal, menos aún dentro de la burbuja que hemos creado para bien o para mal para abstraernos de esa realidad que nos es incómoda, en donde es absolutamente inaceptable que estos comportamientos ocurran.

Quiero pensar que los clubes no son solo una burbuja estéril que nos aparta de realidad que nos insensibiliza.

Quiero contrariamente pensar y creer que los clubes, especialmente para niños como Roberto Emmanuel sean ambientes donde aprendan sobre principios y valores, donde no se tenga  queestar a la defensiva, donde no se viva en una opaca burbuja sino que desde allí se promueva recuperar la venezolanidad del venzolanaje, de donde surjan los genuinos ciudadanos que disfrutarán un mejor país.

Como dije, no sé si George se fue con un niño o un adulto, en el primer caso quiero pensar que unos buenos padres le enseñarán a respetar lo ajeno y que no vuelva va incurrir en esos hechos, mientras que en el segundo apelo por la sensatez de la conciencia y la recapacitación en cuanto a la privación que se le hace a un niño de sus ilusiones; ya bastantes nos las han robado a todos los últimos años.

Aunque saben qué, prefiero mejor pensar que George está haciendo travesuras con el Sr. Dinosaurio y los demás personajes que cada día son más onmipresentes alegrando día a día a los niños y a sus padres.

Buena noches George donde quiera que estés, fue un gran placer conocerte fuera de las pantallas.

Nos volveremos a ver eso es seguro.


Imagen tomada de: https://www.redbubble.com/es/people/good4u/works/21170943-george-pig?p=poster


sábado, 6 de abril de 2019

Un año, 365 días de alegre principado

Exactamente hace un año abriste los ojos al mundo, a este maravilloso y extraño viaje que se llama vida, y vienes a hacerlo en momentos en que todo pareciera ser muy confuso en el vehículo que nos transporta como lo es nuestro planeta, más aún en la sección donde se ubican nuestros puestos en esta parte del trayecto, nuestro país.

Llegabas al mundo y lo que más recuerdo de ese momento específico era la extraña percepción del tiempo, como en un mismo momento se sentía que estaba paralizado su transcurrir mientras que a la vez era todo tan rápido que ni siquiera parecía hacerlo de manera continua sino como por situaciones intermitentes de imágenes y sensaciones, de cuadros estáticos que se sobreponen unos a otros como las antiguas diapositivas en las que a pesar de haber constante sucesión de una a otra, su contenido es estático y entre ellas media un lapso intermedio de eventos que a pesar de haber estado presente, incluso de ser el espectador en primera fila, no siempre se puede captar a plenitud todos los detalles de lo que ocurre entre una y la otra.

En un momento estás en la barriga de mamá, en el cuadro siguiente a penas y se puede distinguir algo de cabello y que al rato, entre la inmediatez y la eternidad es que comprendo que eres tú que es estás llegando; la siguiente imagen, sostenido por el doctor que te dio la bienvenida a la experiencia de vivir, la próxima, con papá y mamá, y luego, casi inmediatamente, sin tiempo de parpadear, es hoy, un año después, cuando absolutamente todo lo que haces es explorar y aprender con indetenible inquietud.

Una extraña sensación porque no es como una película que transcurre continua y fluidamente, sin posibilidad de detenerla a explorarla, tampoco como la exposición de fotografías que se muestran estáticas y uno a voluntad pasa a la siguiente o se devuelve a la anterior para repasar detalles y hacer llamamientos en la memoria, es y ha sido para mí, e inducido por tu llegada al mundo, un nuevo acercamiento a la idea del tiempo, una nueva dimensión en su percepción que viene a complicar mucho más la agustiniana afirmación de sentir y saber lo que algo es y a la vez no dejar de saberlo al intentar explicarlo.

Si bien esa constante sucesión de imágenes y las sensaciones que la acompañan se presentan indetenibles, entre esos dos cuadros el de saberte en la barriga de mamá a instantes de la primera inhalación de humanidad hasta el momento que te escribo estas líneas en tu presencia, viéndote a los ojos y agradeciendo a la providencia tu compañía, han ocurrido momentos en los que el mundo si se ha detenido para que me muestres y enseñes cosas que jamás había podido entender hasta hoy, incluso muchas de las cuales si bien estaba convencido, tu presencia hoy me las confirma.

La primera y esencial, pero cuya experiencia y sensación me ha acompañado en la sucesión de momentos se dio en el mismo momento de tu nacimiento, cuando luego de los intermitentes cuadros, se llevan a mamá a recuperarse de la labor de gestarte y bienvenirte, dejándonos luego las enfermeras solos a nosotros dos.

En el cuartico donde se ponen a los bebés para que luego de su reciente llegada a la vida terrenal, a pesar de estar dispuesto para atender a varios recién nacidos estábamos solos tú y yo; allí, el tiempo se detuvo, no corrió más, y fue la primera vez que entre los dos se dio esa sensación de identidad y complicidad absoluta, la cual espero y ansío podamos mantenerla hasta que sea llamado a otras misiones transmundanas, pero no sin antes procurar darte todas las herramientas para que antes que nada seas un hombre de bien.

A pesar de que no fijabas mirada y hacía pocas horas que te inaugurabas como ciudadano del mundo y de esta tierra de gracia que es Venezuela a pesar de la maldad que hoy la asecha, al entre abrir tus ojos un poquito pude ver tu alma en la que pude verme yo mismo también, y percibir que a pesar de ser tu un ser nuevo y distinto, a quien jamás había visto y conocido, lejos de sentirte como otra persona extraña y desconocida, encontré a alguien que sentía conocer de toda la vida, de todas las vidas, y que mágicamente se reencuentran en este tiempo y en este espacio, sensación que con muy poquísimas personas se puede dar, y en este caso que es contigo, me llena de alegría que la permanencia de ese sentimiento nos ha de acompañar en nuestra esencia hasta el final de nuestras misiones.

Allí en ese momento sin tiempo, en ese mundo paralizado, en el que no existían las dificultades y complicaciones de realidades tan convulsas como las que nos ha tocado enfrentar, por fin pude comprender el alcance y extensión de la más pura sensación que bien describiría tan bien el Filósofo y que se refería en sus tres clases de amistad, que pese a que su lectura pueda hacerse infinitas veces y en similar número sus reflexiones, no fue sino hasta ese momento que entendí y sentí por primera y única vez saberte mi amigo y compañero en el más elevado sentido que hayan podido expresar los más grandes pensadores.

También en ese preciso momento pude descifrar lo que dicen los padres constantemente, principalmente las madres, que es solo cuando se tiene un hijo que se comprende a los nuestros padres, sin embargo es en palabras del propio Filósofo que se pone de manifiesto esa particular percepción, y que los padres y las madres, en esas específicas condiciones percibirán ese amor para con los hijos, pensamiento que no podía dejar pasar escribirte al año de tu nacimiento, afirma el maese:

La amistad por parentesco, aunque ostentando multitud de formas, depende toda ella, como de su principio, de la afección paterna, porque los padres quieren a sus hijos como a parte de sí mismos, y los hijos a los padres como la fuente de su ser. Pero los padres saben que los hijos vienen de ellos mejor de lo que los mismos hijos pueden saberlo; y el progenitor, además está más vinculado a la progenie que la progenie al progenitor, porque el producto pertenece al productor (como el diente o el cabello u otra cosa cualquiera es propia del que la tiene) mientras que el productor no pertenece al producto o le pertenece menos. Y ha de tenerse en cuenta, en fin, la dimensión temporal, en razón de la cual los padres desde luego quieren a sus hijos, pero los hijos a los padres andando el tiempo, cuando vienen a alcanzar el entendimiento o por lo menos percepción sensible. De todo lo cual es manifiesto que las madres aman más que los padres. Así pues, los padres en general aman a sus hijos como a sí mismos, porque los seres nacidos de nosotros son como otros yos existiendo separadamente, mientras que los hijos aman a sus padres como a la fuente de su ser.”

Te recibe este mundo en momentos complejos y nada fáciles, dificultades que nos arrecian y están presentes desde muchos lugares, desde los entornos más remotos a los más cercanos. El llevar el día a día jamás se ha creído que es cosa fácil, pero como en más de alguna ocasión me ha tocado decir, creer y sentir, “si es fácil no lo quiero”, simplemente no es para mí, en este caso y en la situación que nos ha tocado vivir no es que sea igual, particularmente en especial porque creo que tengo, tenemos una misión, y es la de crecer, aprender y cumplir con el deber de ser felices, así como de procurar hacer cada día un mundo mejor y hoy definitivamente a pesar de las dificultades es mejor por 365 razones y así lo seguirá siendo, por los 365 días que has estado en el mundo, en mi mundo. Así funciona la vida, es tu cumpleaños y quienes recibimos el mejor regalo somo tus papás.

Llegaste a esta vida con misiones muy especiales, no tengo duda alguna en mi corazón a pesar de desconocer los detalles de las mismas, desde que naciste, incluso mucho antes, desde que nos escogiste como tus padres a tu mamá y a mí, nos hiciste saber que serías, eres y serás como en estos 12 meses nos has mostrado, alegre, inteligente, saludable, decidido, cariñoso y muy pícaro, que la providencia te proteja y te mantenga así. Arribaste un día especial, un 06 de abril, igual que esa misma fecha pero algunos años antes, en 1943, recibía el mundo una gran obra literaria y cuyo contenido y enseñanzas espero las acojas en tu ser, y que te acompaña al lado de tu lecho desde ese momento que naciste, El Principito de de Saint-Exupéry.

Infinitas son las lecturas y aprendizajes que te proporcionará las ideas contenidas en el libro, y no exagero cuando menciono esa infinidad, ya que a lo largo de la vida, desde la inicial niñez, adolescencia, adultez y madurez, cada vez que leas sus lineas percibirás de mejor y más elevada manera su contenido.

Mas allá de una de las más promovidas de sus frases como lo es la de “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”, el día de hoy deseo especialmente dedicarte una en especial: “Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos” que tal como en lineas antes te dijera, es tu vida, en tu mundo, en tu forma de ser, no te restrinjas en modo alguno a ser diferente para ser lo que en realidad quieras, incluso si ello pudiera considerarse no seguir estrictamentemuchos caminos que por no ser individuos críticos y genuinos, dejamos que nos sean impuestos sin atención a razón alguna y que pretenden que ciega y servilmente acatemos.

Quiero que sepas que afuera hay un mundo complejo y que será todo tuyo si lo conquistas como se que lo harás, con constancia y preparación, alegría y buena actitud, dignidad y rectitud, y lo más importante con principios y valores, aunque en estos momentos no sea fácil distinguir entre aquellos genuinos y los impuestos, con sofrosine,en definitiva será tu corazón el que te guiará y sé que siempre tomarás la mejor decisión.

El mundo en pausa, el tiempo detenido, nuevamente retoman su andar, los cuadros se aceleran, los días pasan, el bebé que abría sus ojos por primera vez y pocos instantes tiene ya un año, quiere caminar, hablar, expresarse, discutir, criticar, pensar, reflexionar, para que luego de un breve instante más,ya será un hombre, uno de bien.

Hoy es tu primer cumpleaños y eres tú quien nos da el mejor regalo, tu amor, tu sonrisa, tu amistad, gracias por haberme escogido como tú papá, estoy honrado y orgulloso de serlo, por mi parte, haré siempre todo lo posible para que tú lo estés de mi como tu papá.

Te Amo hijo

Feliz cumpleaños Roberto Emmanuel

Papá

Caracas 06/04/2019

domingo, 31 de marzo de 2019

La infidelidad y sus efectos jurídicos, sociales, políticos y morales.

Probablemente debido al cambio forzoso e involuntario impuesto por las condiciones de miseria generadas por la tiranía y el socialismo de hábitos de las horas de llegar a casa y hasta de dormir, como muchas otras madrugadas me despierto con alguna idea recurrentemente en la cabeza de la que me llama la atención reflexionar y escribir, está vez sobre la idea de la fidelidad, su alcance y efectos.

Antes de proceder a su desarrollo,  procedí a elaborar una pequeña lista de los diversos puntos sobre los cuales creía debía desarrollar algunas nociones antes de pasar a mayores profundidades, lista que a medida que anotaba un aspecto me venía a la mente otro automáticamente, así que la lista fue creciendo.

El hecho es que la lista se extendió de modo tal que lo que pensé que podía ser un breve artículo de ligera redacción iba a terminar siendo case que un trabajo de investigación, es por lo que cuando ya tenía algunas de las líneas que le pensaba que iba a desarrollar, además de forzado por un nuevo apagón que ponía en riesgo el las reflexiones en ciernes ante la muy baja carga de batería del teléfono en el que escribía, se me ocurrió que en vez de yo expusiera mis pensamientos sobre el tema en sus diferentes subtítulos, simplemente transmitiera parte de la lista y cada lector para su propia reflexión individual, analizase conforme sus propias creencias y sentimientos este no fácil tema, lo que además se hace mucho más interesante al poder aportar casa uno de nosotros nuevos elementos en la lista.

Entonces sin mayores formalidades, aquí los temas que pretendía abordar y que como se podrá observar, al final, como muchas cosas en la vida, nos son más que ideas, que nuevamente, sobre las mismas, cada quien es libre de tomarlas como quiera, aquí están:

La infidelidad y la fidelidad.

La idea de fidelidad y exclusividad.

La idea de fidelidad y lealtad.

La idea de fidelidad y costumbre.

La idea de fidelidad y compromiso.

La idea de fidelidad y naturaleza.

La idea de fidelidad y religión.

La idea de fidelidad y la moral.

la idea de fidelidad y la idea del amor.

La idea de fidelidad y el sexo.

la idea de fidelidad y amistad.

La idea de fidelidad y noviazgo.

La idea de fidelidad y matrimonio.

La idea de fidelidad y las de monogamia, poligamia, agamia y poliamor.

La idea de fidelidad y la vejez.

La idea de fidelidad y soltería.

La idea de fidelidad y la idea de familia.

La idea de fidelidad y la paternidad.

La idea de fidelidad frente al deseo de cumplir proyectos personales individuales.

La idea de fidelidad y la libertad de elección.

La idea de fidelidad y el derecho.

La idea de fidelidad y la libertad de asociación.

La idea de fidelidad y la idea de Estado.

La idea de fidelidad y la política.

La idea de fidelidad y la democracia.

Hasta aquí la lista muy resumida de algunos de los aspectos que creo que deben ser abordados antes de proferir alguna mayor opinión, y menos aún juicios y valoraciones que por lo general son básicas y banales, además de reduccionistas sobre el tema de la fidelidad, o en todo caso de la fidelidad, pero en fin, la profundidad o banalidad, importancia, transcendencia, y demás aspectos son de la apreciación personal de cada uno y es en tal sentido que nuevamente la invitación a ser críticos y no dejarse imponer ideas ajenas, menos si es basada por autoridad y sin el pensamiento y reflexiones previas.