viernes, 6 de abril de 2018

Born in tyranny to struggle and to live in freedom.


Hi, I'm Roberto Emmanuel

I come to the world today in a place, in a country where a voracious tyranny, a dictatorship that has tried to steal it, and in some cases in fact it has done it, to children like myself the possibility of being born, to grow and develop in freedom and democracy.

The situations that we have been facing are very serious, but I know that with the help of my parents, my grandparents, Magaly, Bertha, Noris and Pedro, and from heaven my Chinese grandfather, my great-grandfather Inocente, My uncles, aunts godfather and godmother, Geraldine, Juan Carlos, Jesus, Pedro, Ramon and Adriana, Aunt Charmaine for the great support, my cousins ​​Ariella, Daniela, Aitana, Ayla and Matías, all my family, my parents´s friends that more that than are siblings in life, as well all their friends that I will be knowing them all, we will succeed.

I do not want to mention the day of my arrival in the world the painful details about Venezuelan children as they cannot get food and medicine, that our right to grow and play freely has been limited by unimaginable crime rates, that our education is degraded by ideologies rather than retrograde, criminals, that I will not be able to share directly and with the frequency that I would like and to which I am entitled as a child with my cousins ​​and sons of my parents' friends because they were forced to leave the country due to the absolute destruction of the society.

But you know what? In spite of all that, I am very happy to have been born in Venezuela, and as a plus, in Caracas, the birthplace of many children that like me, have had the chance to be born on this land that during difficult times, the ideas of freedom helped to create the necessary personality to avoid falling into the temptations of evil endorsed by perverse ideologies and, on the contrary, to develop myself and to be a good man that helps his people overcome adversity.

I am born Venezuelan, in Caracas this month of April 2018. It is already a challenge and a blessing, being Venezuelan and from Caracas goes beyond a nationality and a gentile, transcends geographic spaces and other nationalities, is being born with the seeds of freedom although it is done in a hostile environment such is during tyranny, but, like all impostures, it must surrender in front of civility, reason and virtue.

Roberto, for my father and my grandfather who protects me, and will always take care of me from heaven; he was born in Caracas during the first experiments of democracy, his childhood in dictatorship, youth and adulthood in freedom, and his last days back to the tyranny, the one that still stands today; My father, born and raised in freedom, today has to live in the same tyranny in which today I am born.

It is up to me in these times to be born and fight to live again in freedom and so I assume that mission, not only for my grandfather and my father, for all the children who have been deprived of their right to be happy, their health, for their food, for their family, for their childhood.

I know that it will not be easy, nothing in life is nor will it be, in any time or place in which we will be; it is a struggle that is done every day, playing and being free, enjoying the wonders of life, the landscapes, the sunrises, the music, a good talk, the company of  good friends, traveling, studying, understanding as a child first and then understanding the more complex things as I grow up, whenever, wherever and however, always being a good person, a good citizen and with a good attitude,being unique and authentic, never accepting impositions from anybody nor impostures, never quitting the struggle for what is fair, convinced that the efforts, the studies and the preparation are always rewarded, beyond that from other people, mainly in the spiritual personal growth; helping in my house, in my street, in my city, in my country in the world, helping my family, my friends and all the people, facing injustices even if I have to renounce false comforts that favor evil and deception.

Daddy, mommy, grandparents, aunts, cousins ​​and friends, I'm happy to meet you, let's work together to achieve the freedom that all children like me, all Venezuela and the world deserve.

I love you all

REHV

domingo, 14 de enero de 2018

Todos los días una aventura


Hola Roberto Emmanuel.

Ya tendré yo algo de tiempo para conversarte sobre temas de bastante interés y necesidad de tratar, el amor, la búsqueda de la excelencia, la dedicación a todo lo que se hace, el valor de la palabra empeñada, el ser crítico, el ser bueno y noble, en fin.   Y ya tendrás suficiente tiempo tu para reflexionar y profundizar sobre uno de los temas más complejos de la humanidad, sobre la vida y cual es su propósito. Mientras tanto confórmate con saber que es muy corta,  excesivamente corta. Una sola vida no alcanza, así que procura que todos los días valgan la pena, incluso hasta los más difíciles, y sacar de ellos provecho y mucho aprendizaje, una manera de que eso sea así es convertirlos, en hacer de ellos, cada uno una aventura, experiencias que cuando el tiempo vaya pasando y veas hacia atrás, te hagan sonreír y agradecer a la providencia todos y cada uno de esos momentos.

Ya tendrás los tuyos, en tu más absoluta intimidad, o en compañía de los cientos, miles de amigos que te acompañarán en la aventura que es vivir, no obstante, aunque de manera algo desordenada, aquí algunas pequeñas recomendaciones:


Sueña despierto, ten amigos imaginarios, conversa y discute con ellos, inventa países, pasea por sus parajes, báñate desnudo en el mar de noche de luna llena,  crea idiomas,  habla con extraños, camina ciudades de madrugada,  viaja solo, duerme en el piso de una estación de tren, toma un autobús a un lugar desconocido, intérnate en una ciudad en la que no hables el idioma,  quédate en un parque de noche hasta que cierren y tengas que saltar un muro para salir, monta una moto en plena lluvia; cuando tengas tiempo, baila, baila mucho, desde tambores, tango, tamunangue, reggaetón, polka,  ska, hasta vals, baila hasta el amanecer en Los Roques. Duerme a la intemperie, enamórate,  una vez  dos veces,  tres veces, no solo de alguien,  de la vida,  del mundo, enamórate de todo lo que hagas.

Lee, compra libros, regala libros, estudia, jamás te acuestes a dormir sin haber aprendido algo nuevo; aprende algo de mecánica,  llénate de grasa, aprende carpintería y a utilizar cuanta herramienta puedas.

Enseña,  disfruta la mejor vista de donde te encuentres;  viaja,  viaja mucho, enaltece la amistad. Di siempre lo que sientas y creas sin temor a lo que puedan pensar los demás; no pierdas jamás la oportunidad de presentarte a otra persona, más aun si es una bella dama. Admira la belleza y gracia de la hembra del humano, admira su cabello, su piel, sus manos, su andar, toda su gracia. No trase, se siempre todo un príncipe y un caballero con las damas, (aunque muchas veces ellas no sabe lo que quieren, bueno nunca se descubrirá, pero son el mejor y más bello ser en la tierra (ya hablaremos de eso también). Cuida y atiende a tu mamá, que igual como todas las damas, por el simple hecho de serlo pretenderá tener la razón en todo, (hazte el loco y vela llevando a ver las luces de cosas que por impulsos no se perciben sino con tiempo –aquí prefiero guardarme la estrategia para conversarla en privado dentro de 20 años-).

No te conformes con poco, ten planes grandes; conéctate tanto con la naturaleza como con la ciudad,  lee poesía, aunque no las puedas luego declamar.

Pasa algunas navidades, año nuevo y cumpleaños absolutamente solo evaluando tus aventuras, reflexionando sobre tu vida y planificando nuevas experiencias. No tengas vergüenza en decir que no sabes algo,  pide ayuda cuando la necesites, y haz saber que no la necesitas cuando te estorben -a pesar de que los otros lo hagan con la mejor intención,  muchas veces quienes tienen la mejor intención y desean ayudar son lo que mas estorban (ya hablaremos de eso, igual diles desde el primer momento aunque caigas pesado,, así  tendrás que aguantarlo toda la vida).

No tengas miedo en equivocarte, el peor error es no intentar en hacer las cosas, y si no salen como estaba previsto a la primera, vuelve a intentarlo, no te desalientes, a la final nunca existen errores absolutos, la vida siempre te dará otra oportunidad de compensar las “no mejores decisiones” pero hay que estar preparado.

Disfruta la nocturnidad absoluta, camina el Sena y el Templo de Debot en plenilunio. Escribe para ti,  guarda los escritos sin revisarlos y sácalo luego de 5, 10 y 15 años, te sorprenderás.

Monta a caballo y bicicleta; caza,  pesca,  navega, dispara, disfruta la luz de las vela, conduce 300 kms para almorzar con alguien que te guste. No pidas  perdón ni  perdones a nadie, no porque sea malo, simplemente que es más fácil vivir de manera que no hagas nada por lo que luego haya de pedir perdón ni perdonar nada.

Toma champaña toda cuando puedas y quieras,  toma cocuy cuando puedas y quieras. Ten debido cuidado con la absenta (de eso hablarnos). Conoce las tradiciones de tu país y la de aquellos que visites. Lee la historia de los lugares que hayas de visitar. Usa transporte público de esos lugares,  observa los ciudadanos auténticos de cada ciudad. 

Visita la Divina Pastora y haz la procesión. Haz;  hagamos el camino de Santiago.

Estudia artística,  interésate por el latín. Hazte acompañar de gente con ánimo de superarse,  apártate de gente negativa y carente de aspiraciones. Jamás te rindas en lo que hagas.


Estudia alicorado. Baila en una cuadrilla. Toma margaritas dobles en Clevelander en South . Ve la mona lisa. Lee Aristóteles en el Partenón. Sube  El Ávila con un libro y lee con Caracas de forndo. Disfruta los crepúsculos larenses desde el Parque Terepaima, los atardeceres de Juan Griego,  Patanemo y Chichiriviche de la Costa.

Viaja de noche desde Santa Bárbara a Maracaibo acompañado del resplandor de El Catatumbo a lo lejos, Entrégate a a Kavak. Navega El Apure. Haz pipí desde el puente de Angostura. Disfruta el verdor de Yaracuy. Ve a una boda en la Colonia Tovar. Viaja en primera clase a Nueva York con 21 años recién cumplidos y toma toda la champaña que puedas. 

Maneja tractor, cría cerdos, cosecha maíz, ordeña vacas.

Trasnóchate haciendo el motor de una camioneta y sal a probarla a 400 kms ida y vuelta  nada más que con un buen pana y toda la cerveza que se te ocurra.  Ve a la boda del pana en moto.

Convertirte en ser de la noche caraqueña, visita Margarita en semana santa, no una vez, varias veces;  se el único hombre en un apartamento con 6 mujeres.

Duerme en la playa, camina París, Madrid y Buenos Aires hasta que amanezca. Conoce Mérida en carnavales, San Cristóbal en la feria de San Sebastián.  Maracaibo en la de la Chinita. Visita los Médanos de Coro. Come carne en vara en Barinas,  morocoto en Tucupita, lau lau en Puerto Ordaz, pizca en el mercado de Mérida, suero y pata e grillo en Barquisimeto.

Ve de Barquisimeto a Caracas en un “zapato” cantando La Gota Fría. Cumple año de graduado ve con tus compañeros y de allí directo a la playa leyendo cuentos y tomando güisqui. Ten reencuentro con amigos en Cancún. Ve al castillo de Chapultepec. Escucha jazz en Chicago. Hazte amigo de tus profesores y aprende de ellos más allá de la materia que enseñan; hazte amigo de tus alumnos,  enséñales más allá de la materia que das; aprende de ellos. Otra vez; enamórate del estudio del conocimiento, de lo que hagas.

Crea y cree en tu propio Dios; respeta todas las creencias que promuevan el bienestar espiritual,  aléjate de aquellas que rechacen y reniegan a las otras, y tratan de imponerse, más si es de manera radical y fundamentalista.

Escucha música clásica mientras lees y estudias. Ten siempre contigo algo que leer. Aprende a decir no y a reconocer cuando algo simplemente no es asunto tuyo. Aprende a distinguir los instrumentos en una canción.

Escucha los Beatles en Liverpool. Piaf en París, Gardel en Buenos Aires.  Gloria Estefan en Miami, Oscar de León en Caracas. Sintra en Nueva York,  El gallo trabalenguas entrando a Barquisimeto (trata de aprendértelo), música Llanera en Apure, ACDC y Queen en Londres, Soda Estéreo en una terraza en plena 9 de julio con vista directa al Obelisco y teatro Colón Vive en Margarita par de años, con camioneta y moto.

Que te dediquen un vallenato. Aprende los diálogos de Casablanca -la mejor película en la historia-. Oye  y aprende rock venezolano. Accidéntate en un puente sobre el Misisipi.  Pasa los Alpes en shorts; ve la feria de Zúrich, lee las memorias de viaje de Miranda en la Colombeia, recréalas en tu mente, desea ir, y así ocurrirá, vuelve a leerlas en las propias ciudades y lugares que menciona. Siente la imponente fuerza de la caída de agua de Kavak, del Niágara y también la del Rheinfall. Toma caimada en Santiago con conjuro y todo, en compañía de los mejores amigos que te puede haber dado la vida, come pistachos de Egina, báñate en el Egeo, come pesacado en El Pireo. Piérdete alicorado en Atenas, lee Aristóteles en el Areopago. Monta bicicleta a las 4 de la mañana entre La Bastilla y Notre Dame, duerme en un banco de una plaza.


Que el mundo quede pequeño. 

Cómo ves? Sólo algunas cosas para empezar,  que la providencia te permita vivirlas plenamente y  nuevamente, una vez y otra vez, solo, con amigos o juntos.

Y lo que falta...

Aprovecho que termino de escribir esto hoy 14 de enero de 2018, día de la Divina Pastora, para no pedir, sino agradecer. Peor si pido, con fe, que nuestro país se libere de la tiranía que lo esclaviza y que nazcan en él niños en plena libertad, sin las cadenas de la esclavitud del siglo xxi, la del hambre y las enfermedades propias de regímenes despóticos como el que hoy aquejan a la tierra de gracia que es Venezuela.

Planeta tierra. 14 de enero de 2018.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Areté para Roberto Emmanuel


Fernando le dedicó ética a Amador; mucho antes, casi 25 siglos antes, Aristóteles  hacía lo mismo a Nicómaco, las magníficas reflexiones en esta obra seguramente inspiraron al primero a transmitir y perpetuar sus consejos, pensamientos, experiencias y mejores deseos a su descendencia,  no puedo yo dejar de sentir la inspiración en hacerlo contigo, especialmente en estos días de profunda introspección, recogimiento y meditación.

Quería dedicarte también ética, pero preferí poner otro nombre, en fin, esas versiones de ética ya las leerás a su tiempo; y para no alejarnos, tu y yo, de esa fuente, de esa inspiración clásica, prefiero dedicarte Areté, Areté para Roberto Emmanuel.

Son literalmente cientos, muchos más, son miles, los pensamientos y sentimientos que me embargan desde el primer momento que supe de tu venida, desde que decidiste que fuéramos tus padres, desde que me elegiste como tu papá. Incertidumbre, ansiedad, alegría, esperanza, preocupación, y muchos más, las que me hacen querer decirte cosas, enseñarte, dejarte conocimientos y experiencias, mostrarte lugares, que aprendas nuevas palabras, veas paisajes espectaculares, que compartas a plenitud con amigos, que camines por espacios nuevos, que cada día cuando vayas a dormir sepas que algo nuevo aprendiste, espero que la vida nos regale el tiempo suficiente para eso.

¿De qué va lo de areté?

Al igual que la idea de ética fue ampliamente desarrollada en la Grecia clásica y hoy en día sigue siendo difícil de comprender y más aún de implementar, el concepto y alcance de la Areté no es menos complicado, pero de alguna manera recoge lo que con estas líneas y las que iré escribiéndote, tanto las que puedan hacerse públicas como privadas.

La areté a la que hacían referencia los clásicos, particularmente Platón en diálogos como Laques y Menon, no solo comprende la idea de virtud, va más allá, es más elevado, es una solo palabra, una sola expresión que comprende la esencia de la excelencia, es la sabiduría, moderación, contemplación, justicia, sofrosine, armonía, equilibrio, valentía, y muchas otras virtudes, que deseo las vayamos cultivando y que te hagan un hombre de bien, de honor, de firmes principios, de genuinos valores, todos ellos que en muchas oportunidades no necesariamente se identificarán con aquellos que tradicionalmente nuestra sociedad trata de imponer, y para lo cual hay que estar muy preparados para discernir y es con esa intención que te dedico y dedicaré mis palabras, mejores deseos y todo mi apoyo en que logres esa areté.

La idea de libertad.-

Vendrás al mundo en momentos complejos y un lugar que tampoco hace fácil en crecer y desarrollarse, no es que en otros tiempos y espacios existan garantías para una mejor vida, pero lo cierto es que no solo tu concepción, sino tu bienvenida a la humanidad será en Venezuela, y no obstante cualquier camino o destino posterior, serás venezolano, y eso te marcará e incidirá en ti, en lo que decidas ser.

Roberto, hijo, Venezuela es más que un país, y ser venezolano, es más que una nacionalidad, ser venezolano, transciende  cualquier lugar en el que en tu desarrollo hayas de habitar, los amigos que tendrás, o cualquier otra nacionalidad que puedas ejercer.

Llegarás en un momento en que fuerzas del mal atentan contra el paraíso terrenal, con la tierra de gracia,  en la que la maldad se dirige a frustrar vidas que no solo como las de tus papás, tus tíos y abuelos ya transitamos un buen trecho, en la que se atenta contra niños por venir como tú, y aquellos de cortas edades, quienes tienen que padecer, al igual que sus padres, las más abominables agresiones mediante limitaciones a la alimentación y a las más esenciales medicinas, con no otra intención de doblegar nuestra voluntad y dignidad, simplemente esclavizarnos.

Si hay algo que debes tener presente desde que seas consciente es que tu no vienes al mundo para ser esclavo de nada ni nadie, no para ser servil, ni de personas ni de ideas, vienes al mundo a ser libre. No aceptes nunca, de nadie, ni siquiera de tus propios padres, menos aún de extraños, y peor de quien quiera presentarse como autoridad, mandatos u órdenes sin fundamentos y razón, eres y serás dueño de tus actos, de tus ideas, de tu cuerpo, de tu tiempo, de tu vida, con las consecuencias que ello conlleva.

Elegiste venir a este mundo y nacerás para ser libre, para hacer todo lo que se te esté dado, así como inspirar y alentar a otros a hacerlo, pero ello no significa que tal libertad sea caprichosa y menos que esté exenta de responsabilidad, por el contrario, exige gran preparación y mucha reflexión, y eso ha de empezar desde muy temprano. Deberás obedecer a tus padres y maestros no solo por la autoridad que  representan sino porque te aman y quieren lo mejor para ti, por eso sabrán explicarte las razones de sus instrucciones, y si no lo hiciéramos y crees que no has de cumplirlas, con mayor responsabilidad y preparación deberás justificar tu posición. Te sorprenderás los resultados, sea que termines cumpliendo o no las instrucciones.

Muchas veces no comprenderás completamente las decisiones de tus padres, y muy especialmente las mías, pero es bastante difícil hacerse a la idea traer un hijo al mundo para que pretendan que sea esclavo, menos del régimen tiránico que se ha instalado el país, mí país, tu país, Venezuela, convirtiéndola en una impostura, donde a bebés, a niños, a jóvenes como tú, les han secuestrado el futuro y la posibilidad como a otros bebés y niños del mundo a crecer en libertad.

Muchos son los padres de niños venezolanos que voluntaria o involuntariamente se han convertido en agentes de la tiranía que mantiene secuestrado al país, otros simplemente se entregaron a ella, se doblegaron y renunciaron a su dignidad, sirviéndole al más patético servilismo de incurrir a la auto censura, desistir en la justa lucha por los derechos, de las causas nobles. No quiero ser de esos, no seré ninguno de ellos, no te lo mereces.

Hijo mío, llegarás al mundo a clamar por libertad, lucharemos por eso, nos acompañaremos y apoyaremos, estudiaremos juntos, resistiremos juntos, aquí o donde sea, ahora o un poco después, eso está decretado, porque nacerás para vivir en libertad.

Roberto Emmanuel, estoy muy orgulloso y feliz de que me hayas escogido para ser tu papá, tuve la oportunidad de tener y compartir con el mejor papá del mundo, con quien viajé, pesqué, cacé, navegué, volé, estudié, comí, bebí, discutí, me reconcilié, conversé, aprendí y miles de experiencias más, ahora me tocará a mí  ocupar ese lugar, y sé que papá, tu abuelo, desde el cielo nos guiará e iluminará el camino.


Ultreia Roberto Emmanuel, bienvenido hijo mío, feliz año 2018.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Intimidad entre letras


Tengo una extraña manía, aún no se si buena o mala, pero sí que con el tiempo se ha acrecentado, y es que en ciertas épocas cuando aboco a estudiar y adentrarme en determinados temas, a veces muchos a la vez, sin importar que haya dedicado todo el día a la lectura y reflexión.

A pesar del cansancio, no puedo ir a dormir sin que, ya acostado, haga unas últimas lecturas, y en consecuencia, ulteriores reflexiones, en todo caso, el hecho es que siempre suele resultar que a altas horas de la madrugada termino yo en la cama, que resulta haberse convertido en una suerte de biblioteca, más bien un templo, con hasta media docena de libros abiertos a la vez, de varios temas, múltiples, guías, notas personales, marcadores, bolígrafos, y con esto de la tecnología no solo la computadora, sino también otros equipos en los que hay abierta páginas, al igual que todo el material que circunda, con temas que van desde historia, derecho, filosofía, arte y hasta poesía.

Cuando por fin el sueño me vence, suele hacerlo sin que me permita deshacerme de los variados accesorios que me rodean, y claro, sin que todas las ideas que han revoloteado en mi cabeza hayan podido desvanecerse, lo que en muchas ocasiones resulta a una abierta invitación a esa magia que se crea cuando entre despierto y dormido, medio consciente y semi-inconsciente, esas ideas, frases, palabras y letras, son ingrediente de las mas surrealistas experiencias propias de la fase noctambular llevado de la mano de Nyx.

Como en todo sueño, el hoy puede ser el mañana o el ayer; se está aquí y a la vez allá, en un instante los personajes se vuelven otros y las escenas se desvanecen, se confunde la realidad presente, con la ilusión pasada, con el futuro extrañado; no hay lugar, no hay tiempo, no hay modo, no existe el por qué, y menos aún el por qué no; no hay gravedad, se flota, se siente, se vuela, se nada, se corre, se ama, se besa, se lee poesía, se escucha música, se conversa y se ríe con los amigos que ya no están, pero están también presentes quienes hace pocos día saludé, Don Rigo me cuenta de sus últimos viajes y amores; oigo español, leo latín, hablo francés y pienso en ingles; saludo a papá, me dice que todo estará bien; aparezco en la playa, me sumerjo y salgo en la cima de una montaña, el Avila; ando por caminos boscosos, peregrino por calles urbanas y hago procesiones; saludo al apóstol, “ultreia y buen camino”, la virgen pastora me mira y me responde “et suseia”, vuelvo a leer, vuelvo a viajar, vuelvo a besar, vuelvo a amar, vuelvo a despertar…. Aquí estoy, en absoluta intimidad entre letras.

Vuelvo a dormir.
20 de diciembre de 2017, 3:17 de la madrugada, ya va, aún es noviembre, pero si es madrugada.

Imagen Nyx. La Nuit. Diosa de la Noche de William-Adolphe Bouguereau – 1883.

lunes, 17 de julio de 2017

Resultado de imagen para ladron

Nicolás Ladrón…

Hace instantes, igual como me ocurriese hace casi un año exacto (01/07/2016) y lo escribí (http://www.chinohung.com.ve/2016/07/lo-mas-desmoralizante-de-ser-victima.html), nuevamente fui víctima del crimen en nuestra amada y dolida Venezuela, no existe nadie, no hay excepción alguna, todos los venezolanos, en un 100% hemos sido víctimas del crimen.

No entraré a detallar lo qué robaron, ni dónde, ni cuándo, ni cuánto cuesta su reposición, ni quiénes fueron, materialmente, sólo les digo que estoy bien, físicamente, así que no hay por qué preocuparse por mi integridad, es más, me encuentro más decidido que nunca y con más ganas de seguir la lucha contra esta impostura que pretenden imponernos como país.

Mi afección no es física sino moral, espiritual, y no solo que es la misma que pude expresar hace un año.

Sepan ustedes lectores que no aceptaré de ninguno manifestaciones de “tranquilo eso se recupera”, “menos mal que no te pasó nada”, “menos mal que es algo material”, o expresiones por el estilo que lastimosamente se han convertido en una suerte de auto engaño, pero que causa un daño peor que el hecho criminoso y es su callada aceptación, la resignación, y peor aún el no señalar a los verdaderos responsables de este estado de cosas a la que los tiranos nos han obligado a padecer, ya que no puede llamársele vivir.

Saben que es una palabra polisémica, es aquella que puede tener varios significados según su contexto, a lo que puedo agregar que a pesar de tener diferentes acepciones que denoten ideas similares, técnicamente se diferencian entre sí. Por ejemplo la palabra banco, puede referirse a una silla o taburete, también puede referirse a una institución financiera o “bancaria”, pero igualmente como banco de datos, banco de sangre y otra similares.

En ese mismo sentido, observamos como al referirse al ladrón, o ladrona, puede ser tanto atendiendo al tipo penal que se apropia indebidamente  de lo que no es de su propiedad, pero también hay quien es ladrón, o ladrona, por robar un suspiro, un beso o un corazón, que son los únicos robos de los que nos gustaría ser víctimas.

Pero además de esos ladrones antes referidos, los buenos, y buenas, y los malos, los que roban sólo lo material; encontramos a aquellos que son los peores, para los que no existe ni puede haber redención alguna, los más bajos y detestables, aquellos que toda sociedad debe procurar su erradicación, los que no roban lo material, que en definitiva siempre podrá recuperarse, y son aquellos que nos roban las esperanzas, las ilusiones, nos quitan algo más valioso que el oro mismo, nos roban el tiempo, la vida, la tranquilidad, la voluntad, el futuro….

A los venezolanos nos han robado el país, la democracia, la libertad, la propiedad, tanto en su dimensión material, lo que ya es una atrocidad, sino también en su dimensión moral, la propiedad como valor.


Yo a mi ladrón particular le puse rostro y le puse nombre, a veces se llama pedro, a veces se llama juan, muchas otras hugo, hoy se llama nicolás, sea que me haya robado a mi hoy algo particular o a todos los venezolanos nuestra general soberanía, a todos los venezolanos nos han robado y ultrajado muchos pedros, juanes, hugos y nicolases, a pesar de que todos ellos se parecen y hasta pueden instaurar una cleptocracia.

Cada vez que alguno de nosotros es víctima de algún crimen, sea que te roben un celular o un par de zapatos, que asesinen a una persona, o sea que no se tenga que comer, que no se consiga medicina, que observes lo cutre de los pueblos y ciudades, que no exista ni un solo servicio público que funcione, ni uno solo funciona satisfactoriamente, que no haya seguridad ciudadana ni de estado sino que los organismos encargados de su prestación son utilizados como instrumento de opresión, ya sabemos a quien responsabilizar,  podemos ponerle cara y nombre.


Hoy el ladrón tiene rostro y nombre de nicolás, no sé si coincida con el de otras víctimas, en especial de aquellos a quienes más allá de quitarnos un simple bien material nos robaron nuestra soberanía y secuestraron nuestro país.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Entre despotismos, constituyentes y estatuas caídas te veas...



Lo que a continuación se muestra es transcripción parcial del “Acuerdo del 28 de abril de 1879 que declara nulos los actos dictados desde el 12 de septiembre de 1878, inclusive los de la titulada Asamblea Constituyente, hasta que cesó el régimen ilegal y arbitrario del que emanaron; y se ordena la reposición de la estatua ecuestre que la gratitud nacional erigió al Ilustre Americano”.

Reza:

“El Congreso de Plenipotenciarios de los Estados Unidos de Venezuela, representante de las autonomías de los Estados e intérprete de la voluntad de las mayorías pobladoras, que han reconocido y proclamado al Ilustre Americano Regenerador de Venezuela General Antonio guzmán Blanco, Supremo Director de la Reivindicación Nacional, y protestando de una manera tan universal como espléndida contra todos los actos emanados de la usurpación consumada el 12 de septiembre de 1978, por un Poder que conculcó las leyes y holló la dignidad del derecho de la República, acuerda:

Artículo 1º. Son írritos, nulos y destituidos de todo valor y fuerza legal, todos los actos dictados desde el 12 de septiembre de 1878 por el Gobierno que rompió en esa fecha los títulos de su autoridad legal convocando una Asamblea Constituyente, para reformar de una manera arbitraria las instituciones nacionales; y nulos también todos los actos de dicha Asamblea revolucionaria reunida en la capital de la Unión el 11 de diciembre del mismo año para consumar la usurpación.

Art. 2º Procédase inmediatamente a la reposición de la estatua ecuestre que la gratitud nacional erigió al Ilustre Americano General Antonio Guzmán Blanco, en la capital de la República, para honrar sus merecimientos y eminentes servicios a la Patria. Dicha estatura será nueva y del mayor mérito posible en su ejecución artística”(…)

Continúa… pero no mucho mejor en su contexto…. No solo el acuerdo, sino la situación general de despotismo, constituyentes ilegítimas y estatuas caídas, por lo menos hasta mayo de 2017… y seguimos contando...


 Fotografía tomada de: http://asuntopais.com/wp-content/uploads/2017/05/el-saludante-II-480x270.jpg

lunes, 15 de mayo de 2017

Legitimidad de las reclamaciones de venezolanos en el extranjero a funcionarios, sus familiares y acólitos.



En los pasados días hemos podido observar a través de las redes sociales, manifestaciones de descontento popular, también conocidas como escraches o funas, contra funcionarios públicos, actuales o pasados, contra sus familiares, así como contra particulares, sean estos empresarios, comerciantes, y hasta gente de la farándula y el espectáculo, que se señalan como acólitos de sectores del gobiernos a los que se les atribuye conchupancia en la dilapidación de dineros públicos entre otras corruptelas; manifestaciones que han desbordado el territorio patrio.

En España, Chile, Canadá, Estados Unidos, Francia, Líbano, Colombia, Reino Unido, Italia, Portugal, Alemania, India, México y hasta en Australia se hace latente el gran descontento de los venezolanos que señalan que el régimen ha destruido la institucionalidad democrática, herido de muerte a la democracia y asaltado las arcas de la nación, además de haber sembrado odio, divisiones y muerte, arrastrado el país a la peor crisis de su historia, no solo económica que ya es bastante grave, sino social y humanitaria.

Son también muchos los pronunciamientos y posiciones sobre si es de alguna manera justificable que en otro Estado, puedan los venezolanos con su masiva afluencia y activa presencia afectar el normal desenvolvimiento de esas urbes, actividades generales y calles, profiriendo expresos señalamientos contra quienes señalan como parte de los responsables de la crisis del país; que si es razonable que las reclamaciones se extiendan a los familiares de los referidos funcionarios, especialmente a sus cónyuges e hijos, de quienes ciertos sectores afirman que los hijos ninguna culpa tienen de las tropelías que pudieran haber cometidos los padres; también hay quienes se pronuncian abiertamente que estas personas no deberían tener paz en su día a día mientras vivan en el exterior, personas que son abucheados en sitios públicos, restaurantes, centros culturales o comerciales, universidades, en las urbanizaciones donde habitan, frente a las embajadas y consulados, etc.

Es ante toda esa gran cantidad de informaciones y hechos ocurridos que nos es totalmente comprensible preguntarnos: ¿Son legítimas esas públicas reclamaciones de repudio a los funcionarios, allegados y familiares? ¿Constituirían como se ha señalado por algunas voces actos ilegales y deberían las autoridades de esos Estados aplacar hasta el punto de sofocarlas? ¿Están siendo las personas contra quienes se profieren las expresiones de rechazo víctimas de asedio o acoso y deberían formular las denuncias correspondientes? ¿Pueden y deben las personas, en Venezuela y en el exterior, continuar con la reclamación pública y el abucheo contra quienes ven como responsables de la destrucción del país?

Antes de intentar responder estas nada fáciles cuestiones, bien merece formular unas precisiones que nos ayudaran a que cada uno arribe a su particular conclusión, ya que en definitiva lo que ha de mover esas manifestaciones es su espontaneidad, ya que evidentemente transcienden a cualquier llamado de algún partido político movimiento social determinado, ello independientemente se identifiquen con la resistencia y lucha contra la opresión.

Es evidente que estos son tiempos asuntos que mueve pasiones, pero es muy grave que personas distintas a las que se les hace la reclamación se sometan a tales abucheos. Hay que aprender a verificar la veracidad y verosimilitud de información de la información de las redes, ya que lo contrario puede ocasionar efectos contrarios a los que la reclamación desea y generar un rechazo en la sociedad en que se verifican, no trasmitiendo el verdadero mensaje a la comunidad internacional.

Al igual como ocurre con el tema de los artistas que por su fama se ven expuestos, ellos y sus allegados. a ese precio de la fama y lo que conlleva -valga destacar el asunto de la privacidad de los personajes públicos y los paparazis-, los funcionarios públicos deben entender que el ejercicio de tales funciones y aceptación de los cargos, lleva implícita además de la responsabilidad civil, penal y administrativa, la responsabilidad de la valoración y aceptación moral y social de la comunidad, más específicamente en esta época en la que las nuevas tecnológicas permiten a los ciudadanos pueden ser mucho más activos en su percepción y monitorización de la gobernabilidad y transparencia de la función pública. No es difícil de imaginar que si en vez de abucheos fuesen aplausos y ovaciones, los funcionarios, acólitos y familiares bastante felices estarían dispuestos en volver próximamente a los lugares en los que se les aclamase en público.

El tema sobre si es necesario o no permiso para manifestar en determinado Estado, sus requisitos o si tales manifestaciones pudieran ser consideradas acoso o no, dependerá de la legislación de cada país, aquí no se pretende hacer un estudio detallado de tales ordenamiento, pero ha de señalarse que más allá de desahogarse, quienes manifiestan su descontento a personas especificas, tales manifestaciones también tienen una importante finalidad que no se debe olvidar como lo es la de exponer más allá de las fronteras del país, la verdadera situación de pérdida del Estado de Derecho, la crisis humanitaria y violación de derechos humanos, por lo que debe evitarse incurrir en violentar el ordenamiento de cada uno de esos Estados, sin que ello signifique desistir en la finalidad esencial de desenmascarar la graves violaciones, y si las autoridades de determinado Estado iniciasen alguna investigación o procedimiento, deberá indicárseles por las razones de dicho repudio, y las autoridades de dichos Estados deberían, en caso de tratarse de violaciones de derechos humanos o de corrupción, llevar esas investigaciones, dentro de los límites de su competencia, que en materia de corrupción y violación de derechos humanos suelen ser muy amplias, hasta el punto de investigar más allá tales hechos, verificando la legitimidad del patrimonio de dichas personas en que sustentan la permanencia en determinado país e incluso proceder a la “confiscación civil” o “decomiso de activos sin condena -NCB (Non-Conviction Based Asset Forfeiture)” previstas en los artículos 53 y 54 de la Convención de la Naciones Unidas Contra la Corrupción[1], y muchos otros instrumentos de similar naturaleza que conforman el sistema internacional de lucha contra la corrupción.

Sobre la reclamación que se le hace a los hijos de quienes se señalan como supuestos corruptos y otros, debemos ser categóricos en destacar que a los hijos no puede achacársele responsabilidad alguna por los hechos, acciones u omisiones, cualesquiera que sean que hayan cometido sus padres.

Es más que evidente que son personas distintas y es totalmente indebido que se le pretenda exigir responsabilidad civil, penal, ni de ninguna otra, incluso moral o social a alguna persona por algo que no les sea imputable. Pero ahora bien, lo antes afirmado jamás ha de ser entendido en cuanto a que pueda cualquier persona, libre e impunemente hacer uso y disfrutar de activos provenientes de actividades ilícitas como la corrupción, narcotráfico u otras, por lo que ante la situación de que alguien, sean un allegado, familiar, descendiente, ascendiente, quien sea, de una persona que haya obtenido ilícitamente un patrimonio, hace uso y se beneficia del mismo, si bien no es responsable de los actos que generaron esos activos ilícitos, si lo son de su indebido aprovechamiento, siendo su responsabilidad no por ser descendiente de … sino por hecho propio.

Aquí habrá es de destacarse si se trata de menores de edad, a los que jamás, bajo ninguna circunstancia, incluso materialmente beneficiándose del patrimonio que tenga procedencia ilícita podrá someterse a responsabilidad alguna, incluso a pesar que ese patrimonio sea debidamente confiscado por ser de ilegal procedencia –jamás podrá verse como supuesta justificación que se haya destinado a menores de edad el producto de los delitos de corrupción u otros-, pero siendo los allegados, ascendientes o descendientes mayores de edad, han de responder por hecho propio, sino como cómplices, como beneficiarios y usuarios de tal ilegítimo, inmoral e indigno patrimonio, lo que es también condenable, sea esta responsabilidad civil o penal, pero también moral o social.

Igualmente en estos casos, podrán los Estados verificar la procedencia y justificación del patrimonio que sirve de sustento para vivir o estudiar en dicho país, más aún cuando las remuneraciones o antecedentes financieros y económicos de la familia de que se trate no se correspondan con el estilo de vida. Recordemos el caso de Sani Abacha, ex presidente de Nigeria, que no pudo justificar su patrimonio cercano a 3.000 millones de dólares ya que su salario anual era de USD 19.999,00.[2]

Como puede observarse nada fácil es el tratamiento del tema, y probablemente las reflexiones aquí presentadas no ayuden mucho para una definitiva conclusión, pero si hay algo que ha quedado demostrado, es que el sentimiento venezolanidad superó y se desbordó mucho más allá de las fronteras que encierran nuestro territorio; la venezolanidad reclama el daño que se le ha hecho a la patria, reclamación y denuncia que se hace dentro y fuera de esos poco mas de 910 mil kilómetros cuadrados; esa verdadera y genuina venezolanidad que transciende la solicitud de una formalidad para expresar su descontento y resistencia a la opresión que más que escrita en un artículo como lo es el 350 de la carta magna, o incluso en el propio artículo II de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789[3], tiene muy claro el derecho y deber de resistencia constitucional que todo venezolano siente y hace cada vez mas suyo cuando escucha y entona para sí  “Gritemos con brío ¡Muera la opresión!..”



Roberto Hung Cavalieri
Es Abogado de la Universidad Católica Andrés Bello. Caracas. Venezuela, Especialista en Derecho Procesal Constitucional. Universidad Monteávila. 2014. Caracas. Venezuela; LLM en Derecho Económico Europeo. Université de Droit, d’Economie et des Sciences D’Aix-Marseille. 2001. Aix-en-Provence. Francia; Maestrando en Derecho Procesal Constitucional. Universidad Nacional Lomas de Zamora. 2015. Provincia de Buenos Aires. Argentina. Profesor de Posgrado Universidad Católica Andrés Bello y Universidad Monteávila. www.chinohung.com.ve, rhungc@gmail.com





[1] Convención de la Naciones Unidas Contra la Corrupción
[2] Daniel, Tim y Maton, James. “La recuperación de activos de la corrupción de funcionarios públicos a través de procedimientos civiles”. En la “Recuperación de activos de la corrupción”.  Guillermo Jorge et.al.  Buenos Aires 2008. ISBN 978-987-1397-19-8. Pág. 138
[3] La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión