miércoles, 16 de noviembre de 2016

Referéndum constitucional en Italia



Referéndum constitucional en Italia

Muy recientemente la comunidad italiana en Venezuela, pero igual ha de ocurrir en todas partes del orbe, han estado recibiendo el material electoral para que procedan a votar el Referendo Constitucional fijado para el día 04 de diciembre de 2016.

Tanto en Venezuela como en todos los países donde exista una representación consular de la República Italiana (fuera es Italia claro está, ya que allí votarán directamente), podrán ejercer ese derecho mediante correo certificado especialmente preparado para tal fin. El ciudadano elector recibe en su domicilio un sobre con la papeleta para tal fin, con sus instrucciones, y el porteo pagado para remitir la boleta luego de elegir su opción a la sede del consulado, donde entonces se procederá a hacer los escrutinios y totalización conforme a las normas electorales.

Como se ve, el procedimiento pareciera muy sencillo, realmente sencillo, y no es que prefiriese que no lo fuera, pero es que tal sencillez, a veces pareciera favorecer a prácticas propias de sectores populistas que apuestan tanto al desinterés, la indolencia y hasta la ignorancia de los votantes.

Gran preocupación me genera, que electores que conozco y que ya han recibido su material electoral, se comuniquen entre sí para coordinar y acordar si votan  por el SI o por el NO, decisión que se va tomando sin tener una mínima idea de qué es lo que se está sometiendo a aprobación mediante referendo aprobatorio; es más tengo conocimiento, me consta, he sido testigo de casos en los que las personas no solo manifiestan desconocer cuál es la interrogante, sinoque afirman  que sencillamente no les interesa, que van a hacer un sondeo personal de qué es lo que va a votar la gente y lo harán por esa opción, pero nunca saben, ni por ellos mismos, ni por los personalmente encuestados las consecuencias o los detalles más básicos de los resultados de ese referendo, lo cual desdice de su decisión de ciudadanos.

Ser ciudadano de un Estado, independientemente sea Italia, Estados Unidos, Venezuela, México, Argentina, Colombia, España, de donde sea, en el campo de participación democrática, es tener un compromiso que no se agota con simplemente ir a las urnas a votar entre diversas opciones como quien compra fruta, escoge una camisa o  unos zapatos, y vaya que en el asunto de comprar unos zapatos hay quienes si le dedican bastante tiempo atención y estudio, ojalá fuese así para los asuntos de la política, en fin.

El ser ciudadano no es ser conformista, no es ser súbdito, no dejarse llevar por prácticas populistas y demagógicas, ni por promesas de cosas irrealizables; ser ciudadano es tener un mínimo de atención y capacidad de análisis y de crítica para entender las consecuencias de los actos políticos,  es entender que si la democracia dio cabida para que las mayorías se pronunciasen y opinasen, esa mayorías tengan un mínimos de cultura política, económica, social y jurídica, ya que de lo contrario puede ocurrir que ante una mayoría imbecilizada, que existan grupos que intenten arrebatar de ellas la capacidad de elección de los destinos sociales y políticos; lo cual se hace, bien imponiéndose una minoría que se considera más preparada (independientemente que lo puedan ser o no), o por el contrario, manipulando ese elemento de imbecilidad atrayendo el voto mediante prácticas demagógicas y populistas. Ya bastantes casos y experiencias como estas tenemos, nos la sabemos de memoria, bueno eso creemos, no hace falta señalarlas aquí.

La solución es aprender, es estudiar, es tener un mínimo de conciencia ciudadana.

No estamos diciendo que la totalidad de la población de un país sean expertos en ciencias sociales, jurídicas, políticas o económicas; pero el grueso de la población debe contar conocimientos esenciales sobre las instituciones del Estado, que es una Constitución, cuales son los órganos del poder público, su articulación y colaboración para perseguir los fines del Estado, la separación y control, de poderes, la y como concepto de organización de ejercicio de libertades y no como instrumento de autoridad, el Estado como sujeto pasivo de los derechos fundamentales, y no que estos sirvan de instrumento del ejercicio del poder, que la democracia no es sólo elecciones, y que si bien las mismas son de gran importancia, existen otros elementos de la democracias que son preeminentes a lo meramente electoral.

El referendo no puede limitarse a un simple SI o NO, menos aún sin siquiera saber el contenido de la pregunta que es:

¿Aprueba usted el texto de la ley constitucional referente a la "Disposición para la superación del bicameralismo paritario, la reducción del número de parlamentarios, la limitación del coste de funcionamiento de la Institución, la supresión del CNEL y la revisión del título V del capítulo II de la Constitución" aprobada por el Parlamento y publicada en la "Gazzeta Ufficiale" nº 88 del 15 de abril de 2016?

No es en modo alguno que la pregunta sea rebuscada o no, pro usted se ha analizado ¿qué significa superar el bicameralismo?
¿Bicameralismo paritario?
¿Reducción del número de parlamentarios?
¿Limitar el coste del funcionamiento de la Institución?
¿La supresión del CNEL? (El Consejo Nacional de la Economía y del Trabajo)
¿La Revisión del Título V del capítulo II de la Constitución?

Estas son las preguntas a las que deberá responder si o no?, A todas, no puede ser a unas si y a otras no.

Antes de tomar la decisión de escoger, hagamos un pequeño experimento:


Reflexione y pregúntese a sí mismo….

¿Está en capacidad de entender lo que le pregunta?

¿En qué le afecta a usted o a su entorno?

¿Sabe cómo es el funcionamiento del bicameralismo en Italia?

¿Entiende en qué consiste la reducción de ese bicameralismo paritario?

¿En qué se traduce la reducción del número de parlamentarios?

¿Ha pensado que esa reducción de coste del funcionamiento puede resultar en una carta abierta para la toma de medidas autoritarias por parte del ejecutivo como se ve en muchos países con regímenes totalitarios ante la falta de control por las Asambleas?

¿Sabe cómo funciona ese Consejo Nacional de la Economía y del Trabajo?

¿No cree que ese Título V del capítulo II de la constitución y la Gaceta Oficial debería estar a su disposición para la lectura?

Aquí el link a la Gaceta Oficial.

¿No cree que es irresponsable emitir un voto en estas materias sin preocuparse un poco más y que si no se interesa y vota automáticamente por una u otra opción es muy probable que pueda hacerlo influenciado por prácticas demagógicas y populistas que tanto daño le han causado a tantos países?

Guárdese sus respuestas y reflexiones, no se las diga a nadie, pero sí le voy a señalar que el Estado, la Constitución, la Democracia al convocarlo a participar y a opinar sobre un tema como este, que no es poca cosa, se están poniendo en juego una de las instituciones más importantes de la democracia y de la república, el poder legislativo cuya función más allá de crear leyes es el evitar que otros lo hagan, además de ejercer el poder contralor del Estado sobre los llamados a cumplir las leyes y quienes no son más que mandatarios, es decir, mandaderos.

El Estado confía en que usted tenga buen criterio, que analice los pros y los contras, que tome algo de su tiempo para evaluar lo que está en juego, que sea un verdadero ciudadano.


(*) Escudo de la República Italiana tomado de:



(**) El Centro de Investigación y Promoción de Cultura Jurídica por a su disposición programas charlas y conversatorios sobre temas de institucionalidad constitucional, política y democracia, que pueden ser diseñados e impartidos según se convenga en programas con una duración desde 2 hasta 120 horas académicas. Actualmente se está desarrollando un programa denominado Democracia, Constitución y Libertad, en el que se analizan más allá de los casos específicos de diversos Estados, el estudio general de las instituciones democráticas institucionales que han de regir en un Estado de Derecho con una duración de 8 horas académicas. rhungc@gmail.com


(***) Wikipedia tiene una muy buena página que da mayores explicaciones sobre el tema.





lunes, 14 de noviembre de 2016

Con ocasión al nuevo decreto de Estado de Excepción por la Emergencia Económica. Ex nihilo nihil fit



Visto el nuevo decreto que materialmente extiende el Estado de excepción ante la “emergencia económica”, aprovecho para publicar un extracto de mi exposición del pasado jueves en el VI Congreso de Derecho Procesal Constitucional y IV Congreso de Derecho Administrativo", y que abordara tal tema, exposición cuya transcripción en  extenso  luego será publicada, así como del trabajo de mayor extensión denominado  LOS ESTADOS DE EXCEPCIÓN Y DE EMERGENCIA A LA VENEZOLANA. Delegación legislativa y Emergencia. Vulneración de Derechos Humanos y la desconstitucionalización del Estado afectación de la seguridad jurídica”.


Desde que se me asignase el tema, durante su desarrollo, la entrega del ensayo y la disertación del día de hoy, mucha agua ha corrido bajo el puente de la institucionalidad que aún pudiera quedar en Venezuela, y es que si existe alguna manera para denominar este aciago período, es precisamente el de los Estados de Excepción en Venezuela, de la emergencia, y no precisamente económica, que en definitiva no es más que una consecuencia, sino de emergencia constitucional y de la democracia.

Efectivamente, Venezuela vive una oscura situación, que lejos de parecer coyuntural, luce permanente y estructural, y quienes pudieran sacar algún provecho, son los mismos que la generaron, su decreto, lejos de atender a su solución, resulta en un agravamiento de la crisis que afecta a la propia vigencia del Estado de derecho.

(…)
Primero hemos de advertir, que cuando nos referimos a legislación delegada, se trata de los decretos legislativos, que también se conocen como decretos de necesidad, de urgencia o emergencia, no obstante muchos de ellos en el foro se obliga a llamarlos “leyes”, que no son más que eufemismos para referirse a “instrucciones dictatoriales”, contenidas en el medio de publicación oficial, y no como deberían ser, verdaderas “normas” que organicen el mejor ejercicio de las libertades.

(…)
Desde el mes de abril de 1999 hasta el 31 de diciembre de 2015, el ejecutivo ha dictado 293 Decretos leyes, tanto por vía de Ley Autorizatoria conforme a la Constitución de 1961, y luego de entrar en vigencia la Constitución de 1999, sustentados en las llamadas Leyes Habilitantes.

(…)
Los antecedentes históricos de regímenes totalitarios, como el Nacional Socialismo Alemán y las dictaduras del sur del siglo XX, nos han demostrado, que en sustento de su pervertido proceder y para pretender legitimar sus tropelías, han ocurrido regularmente a la promulgación de actos con efectos normativos como los decretos legislativos y la ocurrencia a los decretos de emergencia.

En el caso de las delegaciones legislativas a la venezolana, hemos de señalar que desde los últimos 18 años, dicha ocurrencia a la legislación delegada además de haberse convertido en la forma usual de pretender regir los destinos del país,  vulnera el principio de Seguridad Jurídica, ya que se ven afectadas la cognoscibilidad, confiabilidad y calculabilidad del Derecho.

(…)
Habiendo sido recuperado el poder legislativo nacional de sus secuestradores el 6 de diciembre de 2015, y vencida la última Ley Habilitante el 31 de diciembre del mismo año, ante la urgencia por parte del régimen de tener algún elemento con el que obtuviese un viso de legitimidad de su actuación, luego de asegurarse la incorporación irregular de magistrados en la más alta instancia judicial como lo es el Tribunal Supremo de Justicia, procedió a decretar el Estado de Excepción y Emergencia Económica, el cual, si bien constitucional y legalmente están limitados en el tiempo, ha sido prorrogado materialmente de modo indeterminado ad infinitud.

Estado de excepción que considera lo faculta para dictar, con la misma errada concepción que tiene de las leyes habilitantes, cualquier acto normativo, mejor dicho “mandato dictatorial” y que a la postre no tienen más que contenidos que resultan en la vulneración de derechos fundamentales.

(…)
Como si el panorama anterior no resultase lo suficientemente dantesco, todas esas desviaciones y desnaturalizado proceder del ejecutivo, que no solamente usurpa funciones legislativas y por vía de decretos dicta actos mandatorios, (…) todo ello se hace con la expresa cooperación y complicidad del poder judicial, que lejos de ejercer un control constitucional, materialmente vulnera el texto fundamental.

Poder judicial en general, y no solo la justicia constitucional, que carece de toda autonomía, independencia e idoneidad, lo que ha afectado la propia vigencia del Estado de derecho y rebajándolo a un estado de “cosas”.

(…)
Los casos “Mayer”, “Arlandini” y “Ziella” (en Argentina) en materia de regímenes excepcionales y de emergencia, son de obligada referencia; de allí, se generó toda una teoría sobre la legitimidad de los gobiernos de facto, lo que desde el año 1945 creó una cultura de la necesidad y de la urgencia, situación no solo muy difícil de erradicar, sino de encauzar, incluso luego de la expresa limitación de las delegaciones legislativas en el texto constitucional resultante en 1994.

A esos antecedentes sureños de mediados del Siglo XX les ha salido dura competencia, las versiones “caribeñas” del Siglo XXI, las decisiones de la justicia constitucional venezolana, que lejos de atender a un verdadero espíritu democrático, desnaturalizan todo el orden constitucional e institucional.

Resulta prácticamente imposible hacerle seguimiento a todas las decisiones que ofenden a la Constitución y al constitucionalismo desde el año 2000, cuando se creó la sala constitucional del tribunal supremo de justicia, pero baste señalar que solo en el 2016, de la justicia constitucional con su reciente y cuestionada composición pueden contabilizarse más de 30 sentencias o mejor dicho “cosas” que dijo la sala que desvirtúan la idea de Estado de derecho.

(…)
Debe más que recordarse, afirmarse, que un verdadero Estado de derecho, solo es concebible en cuanto la Constitución sea un límite del poder y jamás como instrumento para su ejercicio. Un Estado de derecho es separación de poderes, interpretación restrictiva de la delegación legislativa y los estados excepcionales, el respeto de los derechos fundamentales de debido proceso y derecho a la defensa; autonomía, independencia e idoneidad del poder judicial, especialmente la justicia constitucional; el sometimiento de la autoridad militar a la civil, el estricto respeto del medio ambiente entre muchos otros elementos y prestaciones esenciales, que justifican su existencia y sin los cuales más allá de reducirse a un estado de cosas, el mismo deviene en un Estado fallido.

(…)

El derecho, la Constitución y la justicia solo pueden crearse en un Estado de derecho, nunca en su excepción”

… o como bien desde hace más de 500 años avisaba ya Parménides … ex nihilo nihil fit


Imagen de Parménides tomada de:

 https://userscontent2.emaze.com/images/c47b4a3d-fdb0-4f87-adde-735d63a731f9/5ef8225a-c443-47bb-891d-050347e338db.jpg

viernes, 4 de noviembre de 2016

Los derechos humanos en Venezuela luego de la denuncia de la Convención.



Estimados amigos y compañeros,

Me complace informarles que ya fue publicado y se encuentra disponible  el Anuario de Derecho  Constitucional Latinoamericano de este año 2016 de la Fundación Konrad Adenauer y en el que se incluyese un trabajo de mi autoría denominado:

“Los derechos humanos en Venezuela luego de la denuncia de la Convención. (El desconocimiento del sistema interamericano con expresa complicidad de la justicia constitucional)”

El anuario puede ser descargado desde la siguiente dirección:

Los trabajos publicados en esta 22º edición son:



I. Perspectivas de las relaciones entre justicia y política en América Latina 
1.1. Separación de poderes: tensiones y límites 
• Os contornos do Impeachment no Estado Democrático de Direito: historicidade e natureza da responsabilização jurídico-política no presidencialismo brasileiro 
• Constitucionalidad y oportunidad política en el nombramiento de los miembros de la Corte Suprema en Argentina. Especial alusión a la designación en comisión 
• Por una colaboración armónica entre el juez constitucional y el poder político. Análisis desde la historia constitucional colombiana 
• Justicia constitucional y poder político en Venezuela 
• El precedente del Tribunal Constitucional y su eficacia frente al poder político: una mirada al caso peruano 

1.2. Independencia judicial y control político 
• El juez constitucional en Venezuela contra la representación popular: la eliminación de la potestad de autotutela de la Asamblea Nacional sobre sus propios actos 
• Tensiones en la administración de justicia: entre la dependencia política y el Estado Judicial 
• Independencia de los jueces en Uruguay, ¿modelo en el contexto latinoamericano? 
• La justicia y el poder. Una relación necesaria para el desarrollo de los procesos democráticos en América Latina 
• Os fenômenos da judicialização da política e da politização do judiciário: uma abordagem a partir da relação entre direito e política 

1.3. Derecho constitucional, administración de justicia y poder ciudadano: alcances y diálogo abierto 
• Direito e política na jurisdição constitucional brasileira: entre a potencialidade da defesa de direitos dos cidadãos e os limites da efetivação de pautas corporativas 
• Constitucionalismo dialógico y última palabra. Una agenda de políticas deliberativas para las cortes constitucionales 
• Sentencias de la Sala de lo Constitucional: ¿ciudadanización de la democracia? 
• Tensiones en la democracia. El modelo colombiano leído desde los paradigmas democráticos 
• Direitos políticos como direitos da sociedade: crítica ao aprisionamento semântico dos direitos políticos. 

II. Sistema interamericano de derechos humanos, derecho constitucional y derechos fundamentales 
2.1. El control de convencionalidad: debates entre el derecho nacional y el internacional 
• El control de convencionalidad como un vehículo para el diálogo judicial entre la Corte Interamericana de Derechos Humanos y los tribunales de América 
• Los derechos humanos: baluarte y socavo de las instituciones. Hacia un adecuado equilibrio entre el control judicial de convencionalidad y la representación política de los procesos democráticos 
• Los derechos humanos en Venezuela luego de la denuncia de la Convención. (El desconocimiento del sistema interamericano con expresa complicidad de la justicia constitucional) 
• Evolución y perspectivas en la interpretación del debido proceso legal 
• Control de convencionalidad. Análisis de jurisprudencia 
• El derecho internacional de los derechos humanos en el sistema jurídico colombiano. Logros y dilemas en su aplicación 

2.2. Protección y garantía de los derechos fundamentales: transformaciones y retos 
• La Constitución en marcha. El cumplimiento de sentencias estructurales en la Corte Constitucional colombiana 
• Escrutinio judicial y la interpretación de la garantía de igualdad y no discriminación en México 
• Jurisdição constitucional, direitos fundamentais e princípio democrático: parâmetros para a atuação do poder judiciário na promoção dos valores constitucionais em respeito ao princípio majoritário 
• La contribución de la Corte Internacional de Justicia al desarrollo de los derechos humanos en el mundo 
• Posmodernismo, derechos fundamentales implícitos y la solución constitucional dominicana 

2.3. Derechos económicos, sociales y culturales y sostenibilidad fiscal 
• Recontextualizando la globalización. El “espacio intermedio” de la sostenibilidad fiscal en Colombia 
• Los derechos sociales en épocas de emergencias y crisis económicas 

III. Lecturas de la función judicial en América Latina 
• Crisis de la función judicial y alternativas de superación: dos visiones contrapuestas 
• 45 años del Tribunal Constitucional de Chile (1971-2016) 
• Por una genealogía del saber jurídico 
• Pluralismo jurídico y deslinde jurisdiccional

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Diálogo transatlántico






Ya que estamos en la moda de los “diálogos”, investigando un poco unos antecedentes del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y que espero pronto compartir con ustedes, encontré en la propia página del Tribunal Europeo una interesante obra como lo es “DIÁLOGO TRANSATLÁNTICO: SELECCIÓN DE JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL EUROPEO Y LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS”, publicado tanto en inglés como en español, aquí los links:

Link para descargar la obra en español.
Link para descargar la obra en inglés.