jueves, 29 de octubre de 2015

El proceso electoral menos importante



Hace unos días mientras el señor A.P.,  amablemente me asistió conduciéndome por la ciudad, ello debido a que mi vehículo se encontraba sin batería, y la dificultad de comprarlas, me preguntaba sobre la importancia de las elecciones parlamentarias y la participación de los electores , y de manera especial reflexionaba sobre cuál sería el destino de las próximas elecciones presidenciales, que esas constituían las más importantes y que muchas personas aguardarían para ejercer el sufragio en esa  oportunidad y no ahora, ya que la elección del presidente de la república representaba era el aspecto esencial para los cambios que requieren los países cuando sus ciudadanos consideran que no se han tomado las decisiones acertadas en su dirección hacia la  prosperidad.

Fue en ese momento cuando pensé, que así  como estábamos conversando, muchas personas, muchos electores desconocen el alcance de las distintas clases de elecciones que se celebran y su importancia.
Si bien las elecciones presidenciales en un país son importantes, allí únicamente se elige una única persona,  y no es precisamente para que mande u ordene, sino todo lo contrario, para que obedezca y ejecute los mandatos, las órdenes que se le impartan, mandatos que debe ejecutar con los miembros del gabinete y demás funcionarios a favor de la ciudadanía, total, en general, no sólo de quienes lo eligieron. Los presidentes son entonces, en las verdaderas democracias  “mandaderos” y no mandantes, y es en ese sentido que se debe entender cuando se les califica de “mandatarios”.

Ahora bien, ¿cuáles son las órdenes y mandatos que debe acatar y ejecutar este mandatario?, ¿quienes las dictan? ¿Cómo se hace? Pues quienes dictan esas órdenes al presidente somos todos nosotros, la ciudadanía en general, los que eligieron y no eligieron al mandatario, y ello se hace a través de las leyes que dictan los cuerpos legislativos de cada Estado, en donde se encuentran, o deberían estar representados, todos los sectores del país, y es por tal razón que para que esas órdenes y mandatos que se impartan cuenten con la mayor participación de los múltiples intereses de quienes habitan en determinado país, debe reflexionarse sobre la importancia de la elección de los representantes de la población, es decir, de las elecciones que son tan o más importantes que las de designación de los mandaderos, ya que en definitiva sobre quien recaiga tal designación, sea quien sea, tiene la obligación de cumplir los mandatos y órdenes, emanados en forma de leyes que dicte la Asamblea.


Resuelto así el tema sobre la importancia de participar en las elecciones legislativas, queda otro asunto y que no es cosa menor, ¿por quién votar?, pues cada persona, de manera concienzuda deberá someter a estudios las distintas opciones en su circuito, si esos candidatos que piden su voto tiene una buena gestión y están comprometidos con el bienestar de su estado. Sus antecedentes, preparación en materia de políticas públicas, y así como todos los aspectos que cada uno conscientemente analice y manifieste luego mediante el  voto. 

lunes, 26 de octubre de 2015

De la demanda contra DolarToday por el Banco Central de Venezuela



Desde hace par de días anda corriendo por las redes sociales la noticia de una demanda que en los Estados Unidos de Norteamérica interpusiese el Banco Central de Venezuela contra el portal en Internet de DolarToday.

Refieren las distintas noticias que dicha acción judicial se fundamentó en que dicho portal se enriquece a expensas del Banco Central y de los propios ciudadanos venezolanos, ello al manipular el portal de Internet el valor de la moneda de la  república lo que a la postre resulta en presiones inflacionarias que deterioran el poder adquisitivo de la moneda nacional.

Es de destacar que por más que se intentó procurar ejemplar de la demanda o cualquier información que proviniese de actuaciones judiciales formales que se encuentren en paginas oficiales, ello no se logró; toda la información respecto al tema al tema proviene de otros portales informativos y no es que falseen o no lo hechos, pero es simple, no son oficiales y no puede dársele fe a la información en ellos contenidas como si fuesen oficiales.

Lo verdadero es que no tengo a mano ningún instrumento que sea apropiado para poder someter a examen eminentemente jurídico la situación, no obstante, formularé unas reflexiones para que cada uno de los lectores trabaje en su personal conclusión.

Se señala que supuestamente la demandada, DolarToday falsea el valor del dólar, ante lo que debemos preguntarnos, ¿Cuál el es valor del dólar?, es que puede algún ente, órgano o portal de internet fijar el valor de una moneda?, y si no es en todo caso el valor referencial que aparece en dicho portal DolarToday, ¿entonces cuál es?.

Si en juicio pretende probarse que la referencia que aparece en el portal es falso, deberá entonces en el proceso demostrarse cuál es el verdadero valor, y no es precisamente del dólar como moneda extrajera, sino del Bolívar como moneda patria, que es la que día a día va perdiendo valor, tanto frente al dólar como frente a todo lo que podía intercambiarse con ella, todos los años, todos los meses, todos los días es nuestro signo patrio que pierde valor de intercambio y valor de representar la retribución del esfuerzo y el trabajo.

Hagamos el siguiente ejercicio, ¿sabe usted cuantos bolívares de antes equivalían a un millón de dólares (USD 1.000.000,00) el 16 de febrero de 1983?, la suma de cuatro millones trescientos mil bolívares (Bs. 4.300.000,00), que hoy, luego de la reconversión monetaria son cuatro mil trescientos bolívares (Bs. 4.300,00), con los que hoy se puede perfectamente hacer una porción del mercado necesario para un hogar solo para un par de días.

Reflexionemos y respondamos sin que sea necesario verificar el contenido de las páginas de la demandante (BCV) o demandada (DolarToday), ¿Cuánto valor ha perdido nuestro signo monetario según nuestra propia percepción y valor de intercambio de nuestro trabajo frente a los bienes y servicios que deseamos?, cada uno arribará a su propia respuesta.

Hay asuntos que son incontrovertibles, y es que el valor de determinado signo monetario simplemente no puede decretarse ni fijarse arbitrariamente, por el contrario, al tratar de hacerlo, ello genera como consecuencia irrefutable el decaimiento de su valor, en este caso el del Bolívar, y no el aumento del dólar, ya que el mismo, vale lo que vale, y es un dólar, lo que puedas intercambiar por él, que se parece más lo que señala DolarToday a su errado portal que cualquier otro valor impuesto.

¿Por qué pierde una moneda su valor?, y reiteramos, no frente al dólar, sino frente a sí misma, pues por adoptar políticas de control de cambio, políticas públicas que desatienden el verdadero valor de trabajos y esfuerzos, la falta de inversión, la falta de incentivo, las prácticas confiscatorias, la falta de seguridad jurídica y de confianza constitucionales, y muchas otras que darían pie a un extenso trabajo que no es la intención de estas líneas.

Me agradaría enormemente poder tener acceso a la demanda que se dice se interpuso para poder de esa manera hacer un examen desde una óptica eminentemente jurídica, seguiré procurando obtenerla; mientras tanto, todo lo que digamos sobre el valor del bolívar frente a otros signos monetarios, y frente a si mismo, será el que resulte de la verdadera posibilidad de intercambio, y pese a que no nos guste, el de DolarToday pareciera ser el que más se acerca.   

Para tener otras herramientas que ayuden a analizar mejor la situación y que cada uno pueda arribar a una más específica conclusión, bien puede darse una lectura general a dos entradas que publicase en este mismo blog como lo son: “¿Cuánto cuesta en realidad un Dólar?” (30/12/2014), y “Con 100 trillones de dólares para canjear, ¿Qué hacer en Caracas o en Harare?” (28/06/2015).

Aquí los links:



lunes, 19 de octubre de 2015

Otra vez el tema de la libertad de expresión en Venezuela en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos

El día de hoy, en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se celebraron 14 audiencias, del total de 57 que se encuentran fijadas para que tengan lugar en el 156 período de Sesiones.

De las 14 sesiones de hoy, 4 corresponden a la situación de Venezuela, sobre los siguientes temas: (i) Situación del derecho a la libertad de expresión; (ii) Situación de los derechos políticos; (iii) Situación general de derechos humanos; y (iv) Denuncias sobre hostigamiento y ataques contra defensores y defensoras de derechos humanos en Venezuela.

La primera de las audiencias correspondió al tema de la libertad de expresión, en el que los representantes de los peticionarios y del Estado, expusieron sus divergentes posiciones, las de unos, que existen limitaciones al ejercicio del derecho, entre ellas las restricciones para el suministro de papel periódico, así como de bloqueo en la televisión por cable y direcciones de Internet de canales de noticia foraneos, otros , que Venezuela es líder mundial en libertad de expresión.


No emitiré posición alguna sobre las distintas exposiciones. Primero, porque acabo de ver solo las dos primeras audiencias, y segundo, con otros asuntos que he de atender, no he tenido tiempo de preparar notas ni verificar hechos que los expositores refiriesen, pero como siempre he señalado en mi blog, la conclusión será de cada uno de los lectores, por ello, aquí el link del que puede verse la primera de las audiencias: https://youtu.be/bUSc4sf5G8w

martes, 6 de octubre de 2015

A PROPÓSITO DE LA CANCELACIÓN DE LOS VUELOS DE CONVIASA A MADRID Y BUENOS AIRES. La responsabilidad por cancelación de vuelos.


No se por qué razón podría resultarnos extraño que la aerolínea estatal no solamente de manera arbitraria procediera a cancelar sus vuelos a Madrid y a Buenos Aires, que valga decir son compromisos adquiridos con las consecuencias jurídicas regidos por normas internacionales que luego comentaremos, y que además pretenda apartarse de toda responsabilidad simplemente ofreciendo la devolución de lo pagado por los boletos, lo que de por sí no es más que una afrenta a los pasajeros, y no debería extrañarnos por que en cierta manera la aerolínea representa totalmente, aunque en una escala menor, a Dios gracias, muchas de las aberraciones que están ocurriendo en el país.

Inseguridad, irrespeto por las normas, no solo las eminentemente jurídicas que rigen la responsabilidad contractual frente a los pasajeros, sino que también aquellas de carácter eminentemente técnico y de seguridad y prevención aeronáutica , comportamiento arbitrario e imposición de órdenes irracionales, total carestía de preparación de las aéreas directivas y ejecutivas en materia de aeronáutica civil, explotación de los trabajadores (aquí hay que destacar que si bien los pasajeros descargan sus frustraciones con los trabajadores de la empresa, son ellos también víctimas de los atropellos de las directivas equivocadas asumidas y muchos otros desmanes), la subcontratación de otros equipos y servicios de transporte, entre ellos asiáticos, y norteamericanos para cubrir rutas y todo ello a pérdida por la adopción de políticas comerciales erradas y luego incumplir con sus compromisos con tales trasportistas. En fin, no era de extrañar lo que ocurrió, el anuncio de la cancelación de dichos vuelos, y en general la minusvalía en las condicione de prestación del servicio de transporte.  

Pero si bien era más que previsible lo anunciado, y que en efecto constituye una grave situación, también es previsible lo que va a ocurrir de aquí en adelante, y que es más grave aún, y es que la molestia generada a los pasajeros va a quedar allí, en una simple reclamación ante las redes sociales, se asumirá con la cabeza baja la humillación e irrespeto por parte de la aerolínea, ello sin importar que sea nacional o extranjera, privada o del estado, lo que ya desdice de la gestión pública. Lo grave es que nos estemos acostumbrando al diario vejamen y creamos que reclamar es simplemente asumir bravuconadas y al final no hacer nada, asumir la pérdida, o lo que es peor, recibir como si fuera una gran cosa  las migajas que ofrezca la incumplidora del servicio, y pensar que pudimos haber salido peor, en este caso porque es la aerolínea estatal, pero es que nos estamos acostumbrando a que sean todas las empresas, todos los organismos, todos los entes, todas las instituciones, incurriendo en lo que Etienne de la Boétie ya reflexionaba y advertía en el  siglo XVI en su obra “El Discurso de la Servidumbre Voluntaria”.

Ocurre que sin importar que la aerolínea Conviasa, sea nacional o extranjera, pública o privada, en el caso de los vuelos contratados para los destinos de Madrid y Buenos Aires, se está en presencia de contratos de trasporte aéreo internacional de personas, el cual además de regir las normas de derecho interno patrio como lo son la Ley de Aeronáutica Civil y las Condiciones Generales del Transporte Aéreo contenidas en la Providencia Administrativa Nº PRE-CJU-353-09 del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil –INAC, se rige también por las normas sobre la manteria contenidas en los tratados internacionales sobre la material como lo son la Convención de Varsovia, de la que Venezuela es parte y el Tratado de Montreal, del cual si bien Venezuela no ha ratificado, su contenido respecto a la responsabilidad del transportista se identifica con el previsto en la legislación patria en especial los artículos 100 al 106 de la Ley de Aeronáutica Civil, que establece el régimen de responsabilidad en caso de retraso y cancelación de vuelos.

Adentrándonos un poco más en el régimen de responsabilidad propio del trasporte aéreo internacional de personas, es de señala que deben las transportistas, claro está además de procurar cumplir el contrato en los términos suscritos, estos es en los itinerarios contratados y los destinos previstos, responder no solo por los daños materiales, estos son los de efectivo costo de las sumas pagadas, a su valor real, tasas, otros gastos de trasporte, hospedaje, alimentación y demás conceptos, pero además deberá responder de manera “objetiva”, es decir, sin tener que demostrar el pasajero contratante  únicamente que se contrató ese vuelo y el mismo fue cancelado, hasta la suma de 4.150 Derechos Especiales de Giro, que a la fecha de hoy equivalen a 5.819 Dólares Americanos.

Es importante señalar, que esa cantidad de 4.150 Derechos Especiales de Giro lejos de ser un castigo para las aerolíneas, son un beneficio en cuanto a la limitación de lo que puede cobrar un pasajero que se vea dañado por la cancelación de su vuelo, pero la transportista pierde el beneficio del límite, si se demuestra que tal cancelación se debió al dolo o culpa grave asimilable al dolo por parte de los directivos o empleados de la aerolínea causantes de la cancelación, siendo procedente la indemnización incluso por daños morales.

En cuanto antecedentes sobre acciones judiciales, más que simples reclamaciones administrativas, en contra de aerolíneas por cancelación de vuelos, recientemente fue dictado en primera instancia una sentencia condenando a Conviasa por la responsabilidad objetiva ante la cancelación de un vuelo a Buenos Aires, aquí el link: Sentencia contra Conviasa  

Quedará pues de los agraviados el seguir bajando la cabeza ante las abiertas violaciones y seguir siendo siervos, o por el contrario ponerse el traje de ciudadano y de la manera firme que corresponde, sin bravuconerías pero con firme convicción intentar las acciones correspondientes, y que sepan las aerolíneas, nacionales o extrajeras, privadas o públicas, que para poder llevar a cabo una actividad tan especializada y ampliamente profesional, no se puede contar con los improvisados y recién llegados a los que nos quieren acostumbrar y al paupérrimo servicio al que nos quieren someter.


Mi recomendación, con vista a los antecedentes en los que se señalan en los fallos sobre la materia, hacer frente común, contactar a profesionales del derecho y contratar los servicios para hacer las reclamaciones ante las autoridades competentes, tanto en sede administrativa como judicial, en dos simple palabras: Ser ciudadano.     

lunes, 5 de octubre de 2015

Así como en el Esequibo pero en La Guairita. Desde la línea de Schomburk a la línea de Kaufman.


Hace unos días tuve oportunidad de hacer unas reflexiones que pudieran resultar de interés para entender lo que ocurre en el Esequibo y los derechos inequívocos de Venezuela y como ante actuaciones no muy claras, primero el Imperio de Gran Bretaña y hoy la República Cooperativa de Guyana, pretende hacerse de casi 160.000 kms2., que hemos de reiterar han sido y son indudablemente de Venezuela.

En el breve trabajo que se llama “Una pequeña reflexión para comprender el asunto sobre el Esequibo y su reclamación”,(aquí el link: http://www.chinohung.com.ve/2015/08/una-pequena-reflexion-para-comprender.html ), se señaló que Gran Bretaña, y ahora nos queda mucho más claro que nunca, con las claras intenciones de hacerse de extensiones de terrenos más allá de los límites que pudieran corresponderle, contrató  los servicios de Robert  Schomburk para que hiciera el levantamiento de los territorios que supuestamente le correspondían a Inglaterra, terrenos que de los que se hiciera por haber recibido de Francia sus Colonias en la Región en 1814.

Fue entontes cuando Schomburk, en cumplimiento de su misión, primero en el año 1835, procede a trazar y elaborar un primer plano con la indicación de lo que se conoce como la Primera Línea Schomburk, que está trazada totalmente dentro del territorio venezolano en casi 5.000 kilómetros cuadrados.

Luego se efectuó una segunda línea en 1841, y claro está con su correspondiente plano, esta vez la línea de Schomburk irrumpiendo más internamente en territorio y tomando 141.930 kilómetros cuadrados, y como si ello no fuera suficiente, en 1887 se traza otra nueva línea, pero en la que nada más y nada menos irrumpe y pretende hacerse de 167.830 kilómetros. Todas estas líneas que resultasen en planos que se hicieran valer como supuestas fronteras y supuestos derechos de Gran Bretaña en el proceso amañado del Arbitraje de París de 1899.

Si bien pareciera que esas son prácticas del pasado, y que nuestra institucionalidad, nuevas tecnologías y seguridad jurídica de hoy limitase que ocurriesen nuevamente, pues ocurre que no hay que ir muy lejos para observar y plenamente demostrar que tales prácticas ocurren ante nuestros ojos y con la silente complacencia de las autoridades.

Pues aquí en Caracas, en plena Caracas, específicamente en el Municipio El Hatillo, tenemos un caso que parece reproducir al calco la experiencia y actuación de  Schomburk, en la que se ven afectadas si bien no 160.000 kms2, casi 7.000 Mts2, que es bastante para estar en pleno centro urbano y donde residen los principales poderes públicos del Estado; ¿Qué quedará entonces para la lejana Guayana Esequiba?

Es el caso que en plena Guairita, entre el Centro Portugués, el Cementerio del Este y El Encantado, se está desarrollado un complejo inmobiliario cuyos promotores han denominado “Parque Industrial del Este”, que se erige en una superficie de 52.758,96 Mts2, de los cuales, si bien no consta sobre otras mayores extensiones, si se sabe que casi 7.000 Mts2, no cuentan con la tradición de titularidad que debería corresponder desde las escrituras que datan desde 1897, ¿y cómo ocurrió eso?, ¿ de dónde los desarrolladores del proyecto señalan que surgieron esos 7.000 mts?, pues al parecer tomando como inspiración una técnica que podemos desde ya denominar “La técnica Schomburk”, que simplemente consiste en partir de una extensión de terreno de la que efectivamente se siente titularidad, estamos hablando como el caso de 1814 de las Colonias de Francia en la Guayana, y de manera unilateral efectuar un levantamiento topográfico extendiendo la línea limítrofe en dichos planos y escrituras dentro de los confines del propietario colindante, en este caso de Venezuela; de esta manera se contaría con un documento y planos que se harían pasar como fidedignos de su contenido pero que no son más que un artificio y que en modo alguno constituyen titularidad sobre las superficies indebidamente añadidas.

Posteriormente, si nadie se da cuenta o si puede contarse con el apoyo de autoridades que “pasen” los planos y escrituras, incurrir en el mismo proceder, así de esa manera tantas veces como se pueda o el descaro permita, es así como observamos que en el caso de Gran Bretaña, hay quienes incluso tildan de “descaro”, ya que hasta Upata pretendían llegar extender la línea y los planos que las soportaban.

En La Guairita, específicamente en lo que fue el camino que durante nuestra época colonial y primeros años republicanos conducía de Petare a El Hatillo, salvando las diferencias de tiempo, de instituciones y de tecnologías, se puso en práctica una especie particular de la “Técnica Schomburk”, y que resultase en la extensión de terreno en la que se desarrolla parte del parque industrial.

En síntesis: en octubre de 1994, Alejandro Kaufman, presidente del Cementerio del Este presenta levantamiento topográfico de la extensión de cementerio que señala es de 1.713.456,82 Mts2., también declaraba que la superficie dada en concesión como tal cementerio era de 1.626.158,87 Mts2, por lo que esa diferencia de 87.297,95 Mts2., que no estaba afectada a la prestación del servicios público bien podía extraerse de dicha extensión, lo cual luego hace comprándosela a la propia sociedad de la que era representante.

Además resultó, que si bien la escritura señalaba que la extensión de terreno total era de 1.713.456,82 Mts2., el propio plano que se acompañó señalaba que la superficie era de 1.706.658,54 Mts2, por lo que solo con la diferencia de la transcripción entre lo señalado en el plano y el documento es de 6.798,28 Mts2., y claro está que ese pequeño error jamás pudo resultar en su contra, como tampoco se equivocó en tal sentido Schomburk.

Pero ello no quedó allí, en julio de 1995, nuevamente Alejandro Kaufman como presidente del Cementerio del Este, declaró que por un error involuntario en la determinación de puntos y coordenadas procede a rectificarlos, pero esta vez dando como resultado la extensión no afectada para la prestación del servicio público de cementerio ahora es de 94.050,90 Mts2, extensión que personalmente le compra a la sociedad en el mismo mes de julio de 1995, y luego a la sociedad que hoy desarrolla el proyecto inmobiliario, la cual a su vez en la misma manera siguió con la práctica de rectificaciones unilaterales hasta la hoy resultante, que como se ha señalado, no toda la extensión está sostenida por una línea de titularidad transparente en el transcurso del tiempo, por lo menos no desde 1897 que es desde cuando consta la del afectado despojado y en razón de lo cual han sido intentadas las acciones de protección de la posesión y propiedad que actualmente están cursando en diversas instancias judiciales; pero mientras tanto, existen personas interesadas en los derechos sobre el terreno, y quienes para que no se vean afectadas en su buena fe han de estar advertidas sobre dichas acciones judiciales, ya que de sus resultas dependerá la validez y alcance de los derechos  o garantías sobre las extensiones de terreno.

Ahora, al margen del asunto específico de las extensiones de terreno en La Guairita y en el Esequibo, ¿podrá prontamente el sistema jurídico dar respuestas a situaciones como las planteadas?, si es posible que en plan capital de la república se sucedan asuntos como el narrado sin que a la presente exista decisión definitiva que contribuya con la debida seguridad jurídica, ¿qué esperanza tenemos con un caso de mayor transcendencia nacional como el del Esequibo cuyos derechos de Venezuela son inequívocos, como igual lo son de los despojados por el proyecto industrial.

¿Será que Schomburk al final se saldrá con la suya?

Otra vez, cada quien arribará a su personal conclusión.


http://www.chinohung.com.ve/2015/08/una-pequena-reflexion-para-comprender.html


Soporte sobre las escrituras y planos mencionados y que han sido promovidos en las instancias judiciales correspondientes: (i) Documento de fecha 27 de octubre de 1994 Oficina Subalterna del Quinto Circuito de Registro del Municipio El Hatillo, anotado bajo el Nº 12, Tomo 10, Protocolo 1º, y planos Nos. 70, 71 y 72, folios 129, 130 y 131. (ii) Documento de fecha 13 de julio de 1995 Oficina Subalterna del Quinto Circuito de Registro del Municipio El Hatillo, anotado bajo el Nº 37, Tomo 6, Protocolo 1º, y plano  Nº 45, folio 69. (iii) Documento de fecha 20 de julio de 1995 inscrita ante la Oficina Subalterna del Quinto Circuito de Registro del Municipio El Hatillo, anotado bajo el Nº 36, Tomo 7, Protocolo 1º.