viernes, 24 de agosto de 2018

Entre antenas de radio, banderas falsas y drones explosivos.



Hace 79 años. Entre la noche del 25 de agosto y 1 de septiembre de 1939, ocurrieron unos hechos que afectaron a la humanidad, hechos cuyo conocimiento y estudio resulta de interés para entender actuales situaciones.

En el marco de la llamada operación Himmler creada por el régimen nacionalsocialista para justificar su invasión a Polonia. El primero de los hechos fue el llamado incidente Jablonkow en la noche del 25 de agosto que consistía en asaltar el paso fronterizo entre Polonia y  Eslovaquia, hoy parte de la República Checa, asalto que no se verificó al percatarse Hitler que se había firmado un acuerdo entre Polonia y el Reino Unido de defensa militar.

El 31 de septiembre ocurrió lo que se conoció como el incidente Gleiwitz, una actividad más elaborada que la del ataque anterior qué consistió en que agentes nazis haciéndose pasar por polacos asaltaron y tomaron la antenas de Radio alemana en esa comunidad haciéndolo ver cómo si las agresiones eran perpetradas por agentes polacos, incluso resultó asesinado como parte de la treta un ciudadano alemán, todo lo cual lo tomaron los nazis como justificación para invadir Polonia dándose inicio con esa acción inventada a uno de los hechos más infames de la humanidad.

El 1 de septiembre de 1939 iniciaba la Segunda Guerra mundial con la llamada operación Fall Weiss, la cual estuvo precedida por las ya conocidas intervenciones del führer ante el Reichstag en las que no dejaba de señalar las agresiones sufridas por el pueblo alemán que eran imputables a los polacos, quienes eran responsabilizados por esas acciones.

Ese tipo de operaciones en las que mediante ardides y estratagemas se hace creer que existe un enemigo que está atentando en contra de los propios agentes para así justificar acciones y agresiones es lo que se conoce como operaciones de bandera falsa, cuya verdadera planificación y alcance suelen saberse al final de los conflictos y por lo general en los procesos de condena de delincuentes de guerra.

En el caso de la Segunda Guerra Mundial, empezó efectivamente el 1 de septiembre de 1939, pero ya previamente el nacional socialismo como régimen totalitario tenía tiempo instaurándose, incluso antes de la acomodaticia Ley Habilitante de marzo de 1933, también conocida como la Ley para solucionar los peligros que acechan al pueblo y al Estado y antes de la instauración del sistema de justicia de pueblo con su propio supremo tribunal.

Hoy, casi 16 lustros más tarde en este país caribeño, muchos hechos extraños han ocurrido en los que la opacidad propia de los organismos oficiales, lejos de aclarar su ocurrencia, han dado lugar a gran número de especulaciones.

Hace par de semanas ocurrió la explosión de 2 drones y no pasaron pocos minutos cuando los voceros oficiales señalaron que se trataba de un intento de magnicidio, los días siguientes se produjeron allanamientos, detenciones, levantamiento de inmunidades parlamentarias y señalamientos sobre responsabilidades –ante un inventado y acomodaticio Reichstag al mejor estilo del otrora führer-, hechos sobre los cuales y su apego a los más elementales derechos fundamentales no nos ocuparemos, pero vista las particular forma de conducirse este régimen, da pie para que muchos puedan crees que estamos ante una gran bandera falsa, lo que no sería descabellado pensar vistos los perfiles de los ideólogos del llamado socialismo del siglo XXI y su manera de conducirse mediante ardides, argucias, falacias y estratagemas.


Así como ocurrió con los hechos de hace 79 años, la verdad se sabrá y quedará a descubierto los verdaderos artífices, mientras tanto, así como no debe descartarse la idea de la bandera falsa, tampoco podemos dejar de analizar los hechos a la luz del antiguo principio del derecho romano "cui prodest scelus, is fecit"

Otra vez víctima del hampa, una misma frustración.


Hace par de horas (jueves 23/08/2018 10:20 pm) fui víctima, si bien no técnicamente otro robo, ya que rompieron el vidrio de carro y al sonar la alarma sus perpetradores huyeron, si de la misma transgresión de la que somos víctimas todos los venezolanos,  la de ver nuestro día a día reducido a un constante envilecimiento, a padecer la tortura de observar como nuestro estilo de vida se torna en una situación cada vez más miserable, a vivir, o intentar hacerlo, presos en cuatro paredes dentro de  las que incluso no podemos escapar de la humillación de no contar con los mínimos existenciales de agua corriente , electricidad, y qué decir de seguridad ciudadana, entre otras más humillaciones.

Experiencias como la particularmente experimentada, así como las que todos los venezolanos, a menos que se cuente con un nivel cinismo superior que bien merezca no ser llamado  venezolano, de ver mermada nuestra calidad de vida, que nuestro trabajo nada vale por recibir una moneda que no es más que una burla, que no existe institucionalidad alguna, que en estricta apreciación técnica estamos ante un régimen totalitario y dictatorial que actúa con un nivel de maldad que ha superado los peores episodios de la historia y sin embargo se nos impone a vivir como si ello no existiese, cuando la realidad es que todos los puestos públicos, y cercanos, ocupados por los seguidores del régimen, sean estos voluntariamente o inducidos por las circunstancias, no son más que vulgares criminales y hezócratas,  por acción u omisión,  desde las más altas magistraturas hasta las más básicas posiciones, lejos de hacerme desistir de mi cruzada personal de hacerle frente a la ignominia y al venezolanaje, me da más energía y determinación para hacerlo, en primer lugar porque me niego a ser esclavo de este régimen que pretende quebrar nuestra dignidad, porque son ellos los indignos, los ruines, los truhanes, y en segundo lugar, porque no le dejaré a mi hijo la idea de que su padre se doblegó ante la infamia y la tiranía.

Seguiré denunciando más que nunca la impostura que desde hace dos décadas se instaló en lo que era Venezuela, lo que era porque esto que tenemos ahora hace tiempo dejó de ser un país, perdió lo que es necesario para ser una patria, Venezuela nos la robaron, la secuestraron, esto no es más que un Estado fallido convertido en guarida de los peores malhechores que han dilapidado y expoliados todo lo que han podido en esta tierra de gracia.

Pronto se iniciará un pequeño proyecto en el que se promoverá recuperar la idea de propiedad y su protección, propiedad  no solo en su dimensión material, sino en su dimensión moral, se señalarán las violaciones a las que todos hemos sido víctimas, desde cómo se ha pervertido desde la idea más básica de propiedad ante las mal llamadas expropiaciones, hasta de cómo los controles de cambio y reconversiones monetarias no han servido sino para empobrecernos a todos, a generar  miseria y  su gestión como instrumento de poder, en la que la complicidad se extiende a muchos agentes, funcionarios, empresarios, particulares, amas de casa, jueces, abogados, diputados, todos nosotros, de alguna manera, por acción y omisión,  tenemos alguna responsabilidad por haber permitido que esta locura haya llegado hasta aquí. Ser pasivos, quedarnos callados, no luchar, no oponernos a esta infamia, a esta tiranía, nos hace automáticamente cómplices y responsables de cada muerte, de cada robo, de cada expolio.


Rehúso ser víctima, me niego a ser cómplice.

lunes, 13 de agosto de 2018

Entre abortos, drones y magnicidios.



Vaya que la semana pasa fue bastante intensa, más que en la ocurrencia de hechos específicos de interés, que los hubo, resultaron ser más en las opiniones y reflexiones que devinieron luego.

Por un lado, la noticia, y más que ella, las consecuencias ulteriores del episodio de sendos drones que estallaron en Caracas en un acto oficial en la principal avenida del país y que han sido referidas como intento o frustración de magnicidio, y por el otro, la no aprobación por parte del senado argentino de un texto legal que relajaría la interrupción voluntaria del embarazo, expresión que muchos catalogan como eufemística para referirse al aborto, más si tal se identifica como un tipo penal; tema de la tipicidad penal que también es otro asunto que ha surgido al final de la semana, pero del cual nos es ajeno tratar hoy.

Manifestaciones y opiniones de todos los sectores no se han aguantado para hacerse públicos, muchos de ellos con contenidos racionales, otros no tanto. No es intención de estas lineas la de someter a un examen más profundo y pormenorizado sobre tales opiniones, menos aún sin haberse estudiado con la seriedad que ameritan esos temas los detalles de las intervenciones en el legislativo argentino, en el caso de la legalización del aborto, y de las actuaciones que han rodeado en Venezuela el del referido plan conspirativo que procuraría un magnicidio, sin embargo, a pesar de no haberse analizado con la debida dedicación para emitir una opinión técnica elaborada, a pesar de la distancia entre argentina y Venezuela, y los contextos en que se dieron los hechos, hay un elemento esencial común, en ambos casos, el tema del derecho a la vida, sea que se entienda como la frustración en que ella se origine o desarrolle, bien sea su supresión o eliminación. Lo que ha de llamarnos la atención es la banalización con que se está tratando la idea y concepción que se tiene de la vida humana, y no desde situaciones específicas de afectación del derecho a la vida de las que se pueda tener conocimiento, sino del propio ideal y concepción de la vida como valor superior de la humanidad, mucho más allá que como derecho subjetivo.

Basta con ver las encarnizadas discusiones y posturas de quienes por un lado defienden el referido por ellos derecho a la suspensión voluntaria del embarazo frente a quienes lo condenan, así como el arsenal de argumentos de toda clase en apoyo de sus postulados, desde científicos, filosóficos, pragmáticos, religiosos, culturales y hasta económicos, pero más allá de lograrse un consenso común de reconocer el valor d ella vida en abstracto y de allí analizar situaciones concretas en los que sería no penalizable e incluso permisible esa “interrupción”. Lo que resulta evidente, es que, esa ruptura y distanciamiento social y visceral, la negación del otro al buen estilo schmittsiano, pareciera ser la verdadera intención de quienes dicen apoyar algunos movimientos sociales que si bien les pudiera asistir y sería legítimo reclamar tales reivindicaciones, ello no es utilizado sino con fines instrumentales de regímenes poco identificados con la idea de democracia.

Como se advirtiera antes, a pesar de tenerse una postura muy propia y particular sobre el tema del aborto, al igual que de otros álgidos temas de actualidad, no es este el foro para su divulgación, menos aún ante las especificidades de tales posturas, sin embargo, lo que si se ha de destacar y siempre ha de considerarse y tenerse en cuenta como aspecto esencial, es que para para entrar a evaluar esta clase de temas se logre el acuerdo previo entre los participantes sobre el núcleo duro de los derechos que pudieran resultar afectados, más aún si se está presente ante los más importantes derechos fundamentales como lo son la vida, la libertad y la propiedad.

Caso contrario, es decir, no darles la debida importancia y lugar que ellos merecen a la hora de abordar cualquier discusión, puede dar como resultado posturas que devienen en su propia negación, como tales son los casos del yerro de considerar que los llamados derechos sociales tienen preeminencia sobre los individuales cuando no son más que instrumentos para su materialización, hasta situaciones que por más que parezcan inverosímiles y hasta fantasiosas, como podría ser que existan sectores que promuevan a la par de la legalización del aborto, la legalización del magnicidio fundamentado que si bien la vida de un nasciturus que nada en absoluto, ningún daño ha hecho, su derecho a devenir en un ser vivo pueda ser interrumpido, similar suerte de interrupción pudiera correr quien se haya desviado de sus deberes ciudadanos y desatendido la protección del pueblo que le habría otorgado mandatos para su ejecución.

viernes, 6 de abril de 2018

Born in tyranny to struggle and to live in freedom.


Hi, I'm Roberto Emmanuel

I come to the world today in a place, in a country where a voracious tyranny, a dictatorship that has tried to steal it, and in some cases in fact it has done it, to children like myself the possibility of being born, to grow and develop in freedom and democracy.

The situations that we have been facing are very serious, but I know that with the help of my parents, my grandparents, Magaly, Bertha, Noris and Pedro, and from heaven my Chinese grandfather, my great-grandfather Inocente, My uncles, aunts godfather and godmother, Geraldine, Juan Carlos, Jesus, Pedro, Ramon and Adriana, Aunt Charmaine for the great support, my cousins ​​Ariella, Daniela, Aitana, Ayla and Matías, all my family, my parents´s friends that more that than are siblings in life, as well all their friends that I will be knowing them all, we will succeed.

I do not want to mention the day of my arrival in the world the painful details about Venezuelan children as they cannot get food and medicine, that our right to grow and play freely has been limited by unimaginable crime rates, that our education is degraded by ideologies rather than retrograde, criminals, that I will not be able to share directly and with the frequency that I would like and to which I am entitled as a child with my cousins ​​and sons of my parents' friends because they were forced to leave the country due to the absolute destruction of the society.

But you know what? In spite of all that, I am very happy to have been born in Venezuela, and as a plus, in Caracas, the birthplace of many children that like me, have had the chance to be born on this land that during difficult times, the ideas of freedom helped to create the necessary personality to avoid falling into the temptations of evil endorsed by perverse ideologies and, on the contrary, to develop myself and to be a good man that helps his people overcome adversity.

I am born Venezuelan, in Caracas this month of April 2018. It is already a challenge and a blessing, being Venezuelan and from Caracas goes beyond a nationality and a gentile, transcends geographic spaces and other nationalities, is being born with the seeds of freedom although it is done in a hostile environment such is during tyranny, but, like all impostures, it must surrender in front of civility, reason and virtue.

Roberto, for my father and my grandfather who protects me, and will always take care of me from heaven; he was born in Caracas during the first experiments of democracy, his childhood in dictatorship, youth and adulthood in freedom, and his last days back to the tyranny, the one that still stands today; My father, born and raised in freedom, today has to live in the same tyranny in which today I am born.

It is up to me in these times to be born and fight to live again in freedom and so I assume that mission, not only for my grandfather and my father, for all the children who have been deprived of their right to be happy, their health, for their food, for their family, for their childhood.

I know that it will not be easy, nothing in life is nor will it be, in any time or place in which we will be; it is a struggle that is done every day, playing and being free, enjoying the wonders of life, the landscapes, the sunrises, the music, a good talk, the company of  good friends, traveling, studying, understanding as a child first and then understanding the more complex things as I grow up, whenever, wherever and however, always being a good person, a good citizen and with a good attitude,being unique and authentic, never accepting impositions from anybody nor impostures, never quitting the struggle for what is fair, convinced that the efforts, the studies and the preparation are always rewarded, beyond that from other people, mainly in the spiritual personal growth; helping in my house, in my street, in my city, in my country in the world, helping my family, my friends and all the people, facing injustices even if I have to renounce false comforts that favor evil and deception.

Daddy, mommy, grandparents, aunts, cousins ​​and friends, I'm happy to meet you, let's work together to achieve the freedom that all children like me, all Venezuela and the world deserve.

I love you all

REHV

domingo, 14 de enero de 2018

Todos los días una aventura


Hola Roberto Emmanuel.

Ya tendré yo algo de tiempo para conversarte sobre temas de bastante interés y necesidad de tratar, el amor, la búsqueda de la excelencia, la dedicación a todo lo que se hace, el valor de la palabra empeñada, el ser crítico, el ser bueno y noble, en fin.   Y ya tendrás suficiente tiempo tu para reflexionar y profundizar sobre uno de los temas más complejos de la humanidad, sobre la vida y cual es su propósito. Mientras tanto confórmate con saber que es muy corta,  excesivamente corta. Una sola vida no alcanza, así que procura que todos los días valgan la pena, incluso hasta los más difíciles, y sacar de ellos provecho y mucho aprendizaje, una manera de que eso sea así es convertirlos, en hacer de ellos, cada uno una aventura, experiencias que cuando el tiempo vaya pasando y veas hacia atrás, te hagan sonreír y agradecer a la providencia todos y cada uno de esos momentos.

Ya tendrás los tuyos, en tu más absoluta intimidad, o en compañía de los cientos, miles de amigos que te acompañarán en la aventura que es vivir, no obstante, aunque de manera algo desordenada, aquí algunas pequeñas recomendaciones:


Sueña despierto, ten amigos imaginarios, conversa y discute con ellos, inventa países, pasea por sus parajes, báñate desnudo en el mar de noche de luna llena,  crea idiomas,  habla con extraños, camina ciudades de madrugada,  viaja solo, duerme en el piso de una estación de tren, toma un autobús a un lugar desconocido, intérnate en una ciudad en la que no hables el idioma,  quédate en un parque de noche hasta que cierren y tengas que saltar un muro para salir, monta una moto en plena lluvia; cuando tengas tiempo, baila, baila mucho, desde tambores, tango, tamunangue, reggaetón, polka,  ska, hasta vals, baila hasta el amanecer en Los Roques. Duerme a la intemperie, enamórate,  una vez  dos veces,  tres veces, no solo de alguien,  de la vida,  del mundo, enamórate de todo lo que hagas.

Lee, compra libros, regala libros, estudia, jamás te acuestes a dormir sin haber aprendido algo nuevo; aprende algo de mecánica,  llénate de grasa, aprende carpintería y a utilizar cuanta herramienta puedas.

Enseña,  disfruta la mejor vista de donde te encuentres;  viaja,  viaja mucho, enaltece la amistad. Di siempre lo que sientas y creas sin temor a lo que puedan pensar los demás; no pierdas jamás la oportunidad de presentarte a otra persona, más aun si es una bella dama. Admira la belleza y gracia de la hembra del humano, admira su cabello, su piel, sus manos, su andar, toda su gracia. No trase, se siempre todo un príncipe y un caballero con las damas, (aunque muchas veces ellas no sabe lo que quieren, bueno nunca se descubrirá, pero son el mejor y más bello ser en la tierra (ya hablaremos de eso también). Cuida y atiende a tu mamá, que igual como todas las damas, por el simple hecho de serlo pretenderá tener la razón en todo, (hazte el loco y vela llevando a ver las luces de cosas que por impulsos no se perciben sino con tiempo –aquí prefiero guardarme la estrategia para conversarla en privado dentro de 20 años-).

No te conformes con poco, ten planes grandes; conéctate tanto con la naturaleza como con la ciudad,  lee poesía, aunque no las puedas luego declamar.

Pasa algunas navidades, año nuevo y cumpleaños absolutamente solo evaluando tus aventuras, reflexionando sobre tu vida y planificando nuevas experiencias. No tengas vergüenza en decir que no sabes algo,  pide ayuda cuando la necesites, y haz saber que no la necesitas cuando te estorben -a pesar de que los otros lo hagan con la mejor intención,  muchas veces quienes tienen la mejor intención y desean ayudar son lo que mas estorban (ya hablaremos de eso, igual diles desde el primer momento aunque caigas pesado,, así  tendrás que aguantarlo toda la vida).

No tengas miedo en equivocarte, el peor error es no intentar en hacer las cosas, y si no salen como estaba previsto a la primera, vuelve a intentarlo, no te desalientes, a la final nunca existen errores absolutos, la vida siempre te dará otra oportunidad de compensar las “no mejores decisiones” pero hay que estar preparado.

Disfruta la nocturnidad absoluta, camina el Sena y el Templo de Debot en plenilunio. Escribe para ti,  guarda los escritos sin revisarlos y sácalo luego de 5, 10 y 15 años, te sorprenderás.

Monta a caballo y bicicleta; caza,  pesca,  navega, dispara, disfruta la luz de las vela, conduce 300 kms para almorzar con alguien que te guste. No pidas  perdón ni  perdones a nadie, no porque sea malo, simplemente que es más fácil vivir de manera que no hagas nada por lo que luego haya de pedir perdón ni perdonar nada.

Toma champaña toda cuando puedas y quieras,  toma cocuy cuando puedas y quieras. Ten debido cuidado con la absenta (de eso hablarnos). Conoce las tradiciones de tu país y la de aquellos que visites. Lee la historia de los lugares que hayas de visitar. Usa transporte público de esos lugares,  observa los ciudadanos auténticos de cada ciudad. 

Visita la Divina Pastora y haz la procesión. Haz;  hagamos el camino de Santiago.

Estudia artística,  interésate por el latín. Hazte acompañar de gente con ánimo de superarse,  apártate de gente negativa y carente de aspiraciones. Jamás te rindas en lo que hagas.


Estudia alicorado. Baila en una cuadrilla. Toma margaritas dobles en Clevelander en South . Ve la mona lisa. Lee Aristóteles en el Partenón. Sube  El Ávila con un libro y lee con Caracas de forndo. Disfruta los crepúsculos larenses desde el Parque Terepaima, los atardeceres de Juan Griego,  Patanemo y Chichiriviche de la Costa.

Viaja de noche desde Santa Bárbara a Maracaibo acompañado del resplandor de El Catatumbo a lo lejos, Entrégate a a Kavak. Navega El Apure. Haz pipí desde el puente de Angostura. Disfruta el verdor de Yaracuy. Ve a una boda en la Colonia Tovar. Viaja en primera clase a Nueva York con 21 años recién cumplidos y toma toda la champaña que puedas. 

Maneja tractor, cría cerdos, cosecha maíz, ordeña vacas.

Trasnóchate haciendo el motor de una camioneta y sal a probarla a 400 kms ida y vuelta  nada más que con un buen pana y toda la cerveza que se te ocurra.  Ve a la boda del pana en moto.

Convertirte en ser de la noche caraqueña, visita Margarita en semana santa, no una vez, varias veces;  se el único hombre en un apartamento con 6 mujeres.

Duerme en la playa, camina París, Madrid y Buenos Aires hasta que amanezca. Conoce Mérida en carnavales, San Cristóbal en la feria de San Sebastián.  Maracaibo en la de la Chinita. Visita los Médanos de Coro. Come carne en vara en Barinas,  morocoto en Tucupita, lau lau en Puerto Ordaz, pizca en el mercado de Mérida, suero y pata e grillo en Barquisimeto.

Ve de Barquisimeto a Caracas en un “zapato” cantando La Gota Fría. Cumple año de graduado ve con tus compañeros y de allí directo a la playa leyendo cuentos y tomando güisqui. Ten reencuentro con amigos en Cancún. Ve al castillo de Chapultepec. Escucha jazz en Chicago. Hazte amigo de tus profesores y aprende de ellos más allá de la materia que enseñan; hazte amigo de tus alumnos,  enséñales más allá de la materia que das; aprende de ellos. Otra vez; enamórate del estudio del conocimiento, de lo que hagas.

Crea y cree en tu propio Dios; respeta todas las creencias que promuevan el bienestar espiritual,  aléjate de aquellas que rechacen y reniegan a las otras, y tratan de imponerse, más si es de manera radical y fundamentalista.

Escucha música clásica mientras lees y estudias. Ten siempre contigo algo que leer. Aprende a decir no y a reconocer cuando algo simplemente no es asunto tuyo. Aprende a distinguir los instrumentos en una canción.

Escucha los Beatles en Liverpool. Piaf en París, Gardel en Buenos Aires.  Gloria Estefan en Miami, Oscar de León en Caracas. Sintra en Nueva York,  El gallo trabalenguas entrando a Barquisimeto (trata de aprendértelo), música Llanera en Apure, ACDC y Queen en Londres, Soda Estéreo en una terraza en plena 9 de julio con vista directa al Obelisco y teatro Colón Vive en Margarita par de años, con camioneta y moto.

Que te dediquen un vallenato. Aprende los diálogos de Casablanca -la mejor película en la historia-. Oye  y aprende rock venezolano. Accidéntate en un puente sobre el Misisipi.  Pasa los Alpes en shorts; ve la feria de Zúrich, lee las memorias de viaje de Miranda en la Colombeia, recréalas en tu mente, desea ir, y así ocurrirá, vuelve a leerlas en las propias ciudades y lugares que menciona. Siente la imponente fuerza de la caída de agua de Kavak, del Niágara y también la del Rheinfall. Toma caimada en Santiago con conjuro y todo, en compañía de los mejores amigos que te puede haber dado la vida, come pistachos de Egina, báñate en el Egeo, come pesacado en El Pireo. Piérdete alicorado en Atenas, lee Aristóteles en el Areopago. Monta bicicleta a las 4 de la mañana entre La Bastilla y Notre Dame, duerme en un banco de una plaza.


Que el mundo quede pequeño. 

Cómo ves? Sólo algunas cosas para empezar,  que la providencia te permita vivirlas plenamente y  nuevamente, una vez y otra vez, solo, con amigos o juntos.

Y lo que falta...

Aprovecho que termino de escribir esto hoy 14 de enero de 2018, día de la Divina Pastora, para no pedir, sino agradecer. Peor si pido, con fe, que nuestro país se libere de la tiranía que lo esclaviza y que nazcan en él niños en plena libertad, sin las cadenas de la esclavitud del siglo xxi, la del hambre y las enfermedades propias de regímenes despóticos como el que hoy aquejan a la tierra de gracia que es Venezuela.

Planeta tierra. 14 de enero de 2018.