lunes, 27 de junio de 2016

La mentira como profesión




En la historia de la humanidad, siempre han existido profesiones y oficios que ameritan el uso de la dialéctica, el poder de convicción , el vender ideas y productos,  o simplemente presentar las cosas y realidades no exactamente como son, ello con múltiples fines, desde la generación y creación de la supuesta necesidad de algún bien o servicio, a la que luego le sigue la urgente procura de los cautos clientes de su adquisición, lo que es muy del mercadeo y la publicidad, así como de vendedores y comerciantes en general que bien pudieran incurrir en “dolo bueno”, para maquillar la realidad un poco para hacerla más atractiva a los ojos de los potenciales clientes.

Pasando a otras profesiones, observamos como el dominio de la palaba, de la argumentación, incluso la retorica, juegan un papel importante no solo para convencer, o para colorear con matices algo distinto las realidades, y que en casos extremos se pueden presentar como vulgares mentiras a las que puede agregárseles graves notas de vulgar cinismo.

Hace pocos días recordaba uno de los personajes de la historia cuya  descarada y cínica manera de mentir constituyó el signo distintivo en su función diplomática y como funcionario de información, estamos hablando del archifamoso Mohamed Said al-Sahaf, diplomático y ministro de información iraquí, cuyas falacias y mentiras lo hicieron merecedor del apodo de “Alí el Cómico”, ya que eran tan burdas que a pesar de la complejidad de la situación bélica en que se profiriesen, mostraban una abierta manipulación de la verdad que no puede ser sino producto de mentes enfermas de regímenes totalitarios.

Mohamed Said al-Sahaf, al parecer vive ahora en Arabia Saudita y sus servicios profesionales en la mentira no han sido recientemente contratados, tal vez porque la falta de práctica le ha hecho perder sus facultades, o tal vez porque otros, más nuevos y mejor preparados personajes se dedican a tiempo completo al oficio de la abierta mentira.

Aquí interesantes enlaces sobre el particular personaje, aprovechemos en leer y entretenernos con sus ocurrentes invenciones  antes que las propias del Siglo XXI las opaquen: https://es.wikipedia.org/wiki/Mohamed_Said_al-Sahaf


Fotografía de Mohamed Said al-Sahaf, tomada de:


sábado, 25 de junio de 2016

Teoría del Estado. Una breve aproximación.


Comparto con ustedes la entrevista que el pasado 23 de junio me hicieran los colegas y amigos César Pérez Guevara y César Pérez Barreto, en la que se trató el tema del Estado, Estado de Derecho, Constitución y seguridad jurídica.

Siempre sobre estos importantes temas quedará tinta en el tintero, pero consideramos que a pesar de contar con el corto tiempo para un tema tan amplio, constituya esta entrevista un aporte para su mejor comprensión.


viernes, 24 de junio de 2016

Clases de retórica desde la OEA


Para aquellos interesados en ahondar más en lo que son técnicas discursivas y argumentativas, especialmente para detectar cuando se está frente a un interlocutor que no tiene otra intención de la de manipular los hechos y de desviar su atención del foro para su conveniencia, las sesiones que están celebrándose en la sede de la Organización de Estados Americanos es un buen escenario en el que podemos observar las variadas clases de falacias contenidas en los discursos retóricos de sus asistentes, que dicho sea de paso, deberían representar es a los  Estados como en efecto es esa su finalidad y no como indebidamente se ha pretendido, convertirse en un club de gobiernos para apoyarse en las violación de los derechos fundamentales de sus ciudadanos y de los principios democráticos que han de regir su actuación.

Para aproximarnos al contexto de lo que hemos de entender como falacias no es necesario acudir a textos específicos o complejos, es mas, internet pone a nuestra disposición una excelente herramienta como lo es wikipedia, en la que sobre el tema se destacan diversas clases de falacias muy bien explicadas y que nos ayudarán a ubicar y clasificar las exposiciones de los representantes de los Estados o gobiernos  en cada una de ellas.

Aquí una pequeña muestra de clases de falacias:

Ad verecudiam: cuando se señala que algo es supuestamente verdadero por el prestigio de quien lo dice.
Falacia de asociación: Que algo es falso por que quien lo dice forma parte de un determinado grupo.
Falacia del espantapájaros: cuando en una discusión se introduce un argumento ajeno y se le rebate.
Ad hominem: se ataca a la persona que profiere las ideas en vez de su contenido.
Ad baculum; se sustenta en la autoridad o fuerza  de quien lo profiere como fundamento de su validez.
Ad lazarum: que lo dicho es cierto porque quien lo profesa es pobre.
Ad crumenan: contrario al anterior, que es cierto porque quien lo dice es rico.
Ad populum; que l dicho es cierto porque la mayoría, el pueblo, así lo sustenta.
Ad nauseam: por repetición. hasta el cansancio. Al buen estilo de Goebbles.

Aquí  el enlace a wikipedia sobre falacias: https://es.wikipedia.org/wiki/Falacia
Y aquí el de la sesión en la OEA del 23 de junio d 2016: https://www.youtube.com/watch?v=88l7-kBhLhc&list=PLkh9EPEuEx2vXUn3IGbn04yY2EZrjr6IC&index=1

Ahora  bien podemos ver con buenos ejemplos la técnica retórica y las falacias, como son utilizadas en la vida real, como detectarlas y no dejarnos engañar por esa clase discursos falaces.

Como siempre, cada arribará a su propia conclusión.


martes, 21 de junio de 2016

Diálogo erístico o simplemente una estratagema.



Luego de haber escuchado las intervenciones de los diferentes representantes de los Estados en Consejo Permanente de la OEA,  algunas de ellas no hacen más que recordar la obra del filósofo Arthur Schopenhauer “El arte de tener razón”, en la que no hace sino desarrollar y exponer estratagemas, simples ardides dialécticos para tener la razón aunque realmente no se tenga. Puros engaños pues.  

Es de reiterar que para el diálogo, el elemento esencial principal es acordar el lenguaje a utilizar, que no puede ser otro que el de los derechos humanos y la Constitución, derechos civiles y políticos, sociales, económicos y culturales que siempre deberán ser de interpretación extensiva, a favor del ejercicio del derecho, de no ser así pudiera resultar como el propio Schopenhauer refería “Cada nación se burla de las otras y todas tienen razón”, a lo que se ha de añadir que se burlan en definitiva de sus pueblos cuyos derechos fundamentales trascienden a los propios Estados quienes oponen una pretendida soberanía y no injerencia  como simples eufemismos cuando en realidad lo que hay son sistemáticas violaciones.

Enlace al video de la reunión de Consejo Permanente: https://www.youtube.com/watch?v=2YIyOq-MNcc&list=PLkh9EPEuEx2vXUn3IGbn04yY2EZrjr6IC&index=29


Foto de Arthur Schopenhauer tomada de: http://estaticos.muyinteresante.es/media/cache/400x300_thumb/uploads/images/article/55fff5a13dafe82adc6743a0/frases-schopenhauer_0.jpg

miércoles, 15 de junio de 2016

Guerra a muerte



Hoy se cumplen 203 años del decreto de guerra a muerte que promulgase el 15 de junio de 1813 el entonces Brigadier de la Unión, General en Jefe del Ejercito del
Norte Simón Bolívar, cuando en Trujillo, dictase el famoso Decreto de Guerra a Muerte.

Este decreto y su estudio ha causado siempre mucha polémica, desde quienes se  pronuncian sobre su supuesta exageración y que un contenido similar resultaría hasta genocida por los desmanes que en su nombre se verificaran, hasta quienes justifican su promulgación ante el contexto histórico de la época, lo que a su vez es respondido por lo que contrarían ese instrumento en cuanto a que en todo momento siempre podría entonces apoyarse una actuación igual ya que siempre se podrá argumentar y conseguir una perfecta excusa para ello.

Que cada uno de nosotros se haga su propia idea y arribe a su personal conclusión:

Aquí el texto:


SIMÓN BOLÍVAR,
Brigadier de la Unión, General en Jefe del Ejercito del Norte,
Libertador de Venezuela
A sus conciudadanos

Venezolanos: Un ejército de hermanos, enviado por el soberano Congreso de la Nueva Granada, ha venido a libertaros, y ya lo tenéis en medio de vosotros, después de haber expulsado a los opresores de las provincias de Mérida y Trujillo.

Nosotros somos enviados a destruir a los españoles, a proteger a los americanos, y a restablecer los gobiernos republicanos que formaban la Confederación de Venezuela. Los Estados que cubren nuestras armas, están regidos nuevamente por sus antiguas constituciones y magistrados, gozando plenamente de su libertad e independencia; porque nuestra misión sólo se dirige a romper las cadenas de la servidumbre, que agobian todavía a algunos de nuestros pueblos, sin pretender dar leyes, ni ejercer actos de dominio, a que el derecho de la guerra podría autorizarnos.

Tocado de vuestros infortunios, no hemos podido ver con indiferencia las aflicciones que os hacían experimentar los bárbaros españoles, que os han aniquilado con la rapiña, y os han destruido con la muerte; que han violado los derechos sagrados de las gentes; que han infringido las capitulaciones y los tratados más solemnes; y, en fin, han cometido todos los crímenes, reduciendo la República de Venezuela a la más espantosa desolación. Así pues, la justicia exige la vindicta, y la necesidad nos obliga a tomarla. Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infestan y han cubierto de sangre; que su escarmiento sea igual a la enormidad de su perfidia, para lavar de este modo la mancha de nuestra ignominia, y mostrar a las naciones del universo, que no se ofende impunemente a los hijos de América.

A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna, aún, abrirles por la ultima vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir pacíficamente entre nosotros, si detestando sus crímenes, y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de España, y al restablecimiento de la República de Venezuela.

Todo español que no conspire contra la tiranía en favor de la justa causa, por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo, y castigado como traidor a la patria y, por consecuencia, será irremisiblemente pasado por las armas. Por el contrario, se concede un indulto general y absoluto a los que pasen a nuestro ejército con sus armas o sin ellas; a los que presten sus auxilios a los buenos ciudadanos que se están esforzando por sacudir el yugo de la tiranía. Se conservarán en sus empleos y destinos a los oficiales de guerra, y magistrados civiles que proclamen el Gobierno de Venezuela, y se unan a nosotros; en una palabra, los españoles que hagan señalados servicios al Estado, serán reputados y tratados como americanos.

Y vosotros, americanos, que el error o la perfidia os ha extraviado de las sendas de la justicia, sabed que vuestros hermanos os perdonan y lamentan sinceramente vuestros descarríos, en la íntima persuasión de que vosotros no podéis ser culpables, y que sólo la ceguedad e ignorancia en que os han tenido hasta el presente los autores de vuestros crímenes, han podido induciros a ellos. No temáis la espada que viene a vengaros y a cortar los lazos ignominiosos con que os ligan a su suerte vuestros verdugos. Contad con una inmunidad absoluta en vuestro honor, vida y propiedades; el solo título de americanos será vuestra garantía y salvaguardia. Nuestras armas han venido a protegeros, y no se emplearán jamás contra uno solo de nuestros hermanos.

Esta amnistía se extiende hasta a los mismos traidores que más recientemente hayan cometido actos de felonía; y será tan religiosamente cumplida, que ninguna razón, causa, o pretexto será suficiente para obligarnos a quebrantar nuestra oferta, por grandes y extraordinarios que sean los motivos que nos deis pare excitar nuestra animadversión.

Españoles y Canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables.

Cuartel General de Trujillo, 15 de junio de 1813.

Simón Bolívar.




domingo, 12 de junio de 2016

Algunas otras violaciones en que incurre el CNE. Otra vez la Carta Democrática Interamericana.



Hace par de días la autoridad nacional en materia electoral se pronunció sobre las firmas que se presentaran para iniciar el proceso de referéndum revocatorio y como para muchos era de esperarse, su actuación lejos de ser constitucional y democrática, resulta ser violatoria no solo del propio texto constitucional sino de muchos otros instrumentos contentivos de derechos fundamentales, especialmente al rechazarse un importante número de firmas sin que se permita su ratificación.

Ante tan abierta transgresión se planteó la posibilidad de ejercer las acciones correspondientes ante el Tribunal Supremo de Justicia, pero ante el también secuestro de esta institución democrática por parte de factores que son tenidos de antidemocráticos y totalitarios, por decir lo menos ya que pudieran existir otros calificativos más adecuados ante el desconocimiento del Estado de derecho, generaría la indeseable situación de darle algún viso de legitimidad a algo absolutamente ilegítimo.

Antes de pasar a mencionar las particulares violaciones en que incurre el órgano electoral, hay dos precisiones de aspectos más abstractos hay que formular ya que al parecer creen los transgresores de la constitución y principios democráticos haber logrado su cometido de confundir a la ciudadanía general sobre los que significa el Estado de derecho y una Constitución, los cuales lo entienden de manera totalmente contraria a lo que son.

Cuando se habla de Estado de derecho, ello no es más que el sometimiento del Estado, principalmente el gobierno, el ejercicio del poder al derecho, a la ley, a lo que la ciudadanía acuerde en asamblea, y no lo contrario como indebidamente considera el gobierno que Estado de derecho sea la imposición de mandatos al pueblo, todos somos pueblo. Por otra parte, cuando nos referimos a Constitución, hacemos referencia al primer texto de carácter normativo al cual se somete el Estado, el gobierno, y contiene los límites de su ejercicio.

Vemos como sobre lo que es una Constitución y su lectura se ha tenido una postura totalmente contraria a su propio contenido y finalidad ya que los personeros del ejecutivo, la  utilizan como mecanismo de ejercicio del poder cuando es todo lo contrario, es decir, una Constitución es tal, si y solo si, es entendida como instrumento de limitación y restricción del ejercicio del poder.

En cuanto a los derechos contenidos en la Constitución, que no se agotan ni se limitan a aquellos contenidos en su articulado sino que al reconocer la propia carta magna que los tratados internacionales en materia de derechos humanos, estos tendrán preeminencia en el orden interno, debemos entender, no obstante los intentos de tergiversar el sentido de las cosas, que el sujeto pasivo de los derechos, el obligado, es el propio Estado, sus órganos, especialmente el ejecutivo, quienes deben someterse a ellos frente a los ciudadanos a quienes les asiste, y no al contrario, el utilizar de manera falaz la fundamentación en los derechos para atentar contra ellos mismos.

Como consecuencia de lo anterior, una de las primeras precisiones que ha de formularse es que toda actuación, toda actividad por parte de los órganos del poder público deberá ser considerada de manera restrictiva, quiere decir esto que, toda interpretación sobre las normas que rigen la actividad del gobierno ha de ser en cuanto a su limitación y únicamente podrá actuar si de la lectura de tales normas es expreso en cuanto lo que puede hacer, pero que jamás represente limitación de derechos constitucionales. Sobre la lectura e interpretación de los derechos constitucionales, éstos han de ser tenidos en modo progresivo y extensivo, es decir, siempre debe tenerse a favor del ejercicio de su derecho y realización,  jamás en su limitación o restricción, ya que ello constituiría más que en una actuación inconstitucional y antidemocrática, en la material violación del derecho fundamental y en definitiva una apreciación totalitaria del derecho en general.

Habiendo hecho las precisiones anteriores, ya más directamente con el tema que nos ocupa como es el referéndum revocatorio, y todos los demás, observamos que el mismo se encuentra previsto en el capítulo IV relativo a los derechos políticos y referendo popular, específicamente en el artículo 72 del texto fundamental.

Visto pues el carácter y la naturaleza de derecho fundamental de rango constitucional de los derechos políticos, y en este caso del referendo revocatorio, toda aproximación, toda norma, toda lectura, toda interpretación que se haga deberá ser a favor y en procura de su celebración y verificación y no al contrario, ya que el derecho es del pueblo a revocar y no de quienes ejercen los cargos de elección popular a mantenerse en los mismos.

Nuevamente, antes de pasar a considerar la grosera violación del órgano electoral del artículo 72, que en efecto hizo, hay otras reflexiones anteriores que hacer.

Resulta que las normas que regulan el proceso relativo a los referendos fueron dispuestas por el propio Consejo Nacional Electoral mediante Resolución N° 070906-2770 de fecha 6 de septiembre de 2007, publicada no en Gaceta Oficial de la República sino en la Gaceta Electoral.

De las observaciones que pueden hacerse a esta normativa, más allá de aquellas sobre la inconstitucionalidad al ser esa materia de estricta reserva legal cuyo desarrollo por tratarse de un derecho directamente previsto en el texto constitucional o que solo podía ser normado mediante ley orgánica, y el que incurriría además de vicio de inconstitucionalidad por lejos de promover y facilitar el ejercicio de los referendos lo que hace es impedirlo al imponer requisitos no previstos en la ley. Lo más grave aún es que el propio ente comicial no solo lo vulnera y viola de manera descarada al no apegarse a los lapsos en ella y que son a favor de los solicitantes y de la propia realización del referendo, que por ser un derecho constitucional, deben ser interpretados progresivamente, sino que impone nuevas limitaciones y restricciones como las de desconocimientos y rechazo de firmas por criterios acomodaticios y sin que exista la posibilidad de ratificarlas.

Ante dicha situación bien puede referirse lo que en pasada entrega cuando nos referíamos a Victor Alfieri que afirmaba: Se debe dar indistintamente el nombre de tiranía a toda clase de Gobierno en el cual la persona encargada de la ejecución de las leyes puede hacerlas, destruirlas, violarlas, interpretarlas, entorpecerlas, suspenderlas o, simplemente, eludirlas con la certeza de la impunidad. Que este violador de las leyes sea hereditario o electivo, usurpador o legítimo, bueno o malo, uno o muchos; cualquiera, en fin, con una fuerza efectiva capaz de darle este poder, es tirano; toda la sociedad que lo admite está bajo la tiranía; todo pueblo que lo sufre, es esclavo”.
http://www.chinohung.com.ve/2015/12/aprendiendo-un-poco-italiano-de.html
 
Pasando a las violaciones en que incurre el CNE, es más que evidente que la principal es la del artículo 72 del texto fundamental y que prevé el referendo revocatorio, violación que se verifica toda vez que al rechazar un número de firmas, solicitudes, sin que se exprese motivo y que pueda ser validada o ratificada vulnera la finalidad del desiderátum constitucional en la participación política a solicitar el mismo.

Constituye también violación al artículo 51 contentivo al derecho de petición y al artículo 13 de libertad de expresión. Ello al no contarse con una información y respuesta adecuada en los casos de firmas que fueron desechadas sin indicar los motivos, razones y fundamentos, y sin que sea posible ratificarlas. En cuanto a la libertad de expresión, siendo el alcance de dicho derecho el acceso a la información pública y transparencia en la función pública, el mismo también resulta violado al no estar en conocimiento las personas que sus firmas fuesen rechazadas, las razones y con la posibilidad de ratificarlas.

Viola la actuación del CNE el derecho a la igualdad y no discriminación previsto en el artículo 21 de la Constitución, específicamente el numeral 2, ya que aquellos firmantes, solicitantes a los que se les restringe la posibilidad de saber las razones del rechazo de sus firmas y se niega toda posibilidad de su ratificación, conforman un grupo discriminado frente a la posibilidad de otros firmantes que puedan excluir su firma, lo que además resulta agravado ante la presunción de validez de las firmas cuando en todo caso la interpretación debió haber sido al contrario, se tengan como válidas las mismas ya que corresponden al ejercicio del derecho y que bien pueda excluirla quien se vea afectado o considere que erróneamente fue incluido.

Pero como si las violaciones anteriores no fueran pocas, de gravedad y preocupación, se incurre en abierta violación de derechos que en adición se encuentran consagrados en instrumentos internacionales: el artículo 23 de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, los artículos II, XX y XXIV de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y por último, de la Carta Democrática Interamericana los artículos 2, 3, 4 y 9


Como siempre. Cada quien que arribe a sus propias conclusiones. Pero una cosa es clara, a todas las limitaciones, estratagemas y falacias que se han puesto la sociedad civil honesta y moral ha sabido enfrentarlas y superarlas, esta no será la última vez.


sábado, 11 de junio de 2016

Hablemos un poco sobre el amor


Nos apartamos un poco de la filosofía del derecho y  política y traigamos a reflexión lo referido por el gran pensador José Ortega y Gasset cuando en su obra “Estudios sobre el Amor” luego de hacer comentarios sobre François-René de Chateaubriand afirmaba:

Un amor pleno, que haya nacido en la raíz de la persona, no puede verosímilmente morir. Va inserto por siempre en el alma sensible. Las circunstancias – por ejemplo, la lejanía- podrán impedir su necesaria nutrición, y entonces ese amor perderá volumen, se convertirá en un hilillo sentimental, breve vena de emoción que seguirá manando en el subsuelo de la conciencia. Pero no morirá: su calidad sentimental perdura intacta. En ese fondo radical, la persona que amó se sigue sintiendo absolutamente adscrita a la amada. El azar podrá llevarla de aquí para allá en el espacio físico y en el social. No importa: ella seguirá estando junto a quien ama. Este es el síntoma supremo del verdadero amor: estar al lado del amado, en un contacto y proximidad más profundos que los espaciales. Es un estar vitalmente con el otro. La palabra más exacta, pero demasiado técnica, sería esta: un estar ontológicamente con el amado, fiel al destino de éste, sea el que sea. La mujer que ama al ladrón, hállese ella con el cuerpo dondequiera, está con el sentido en la cárcel

Fotografía de Chateaubriand tomada de:

martes, 7 de junio de 2016

Situación de la salud en Venezuela ante la CIDH



En pocos momentos se llevará a cabo una audiencia en el 158º período de sesiones extraordinario de audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la que se celebrara en Chile donde se tratará el tema “Derecho a la salud y acceso a medicamentos en Venezuela”


Aquí el enlace de la transmisión en vivo:  http://www.poderjudicialtv.cl/

viernes, 3 de junio de 2016

La OEA y la lengua de Cervantes



El día de ayer (01/06/2016) tuvo lugar un importante evento en el edificio sede de la Organización de Estados Americanos en la ciudad de Washington. En el Salón Simón Bolívar, que más bien debió haberse llamado ad hoc salón Miguel de Cervantes Saavedra (sin que en modo alguno se esté restando importancia al prócer latinoamericano, no obstante las concepciones e ideas que sobre él se han proferido a lo largo de la historia). En el marco de una especial sesión del Consejo Permanente de la Organización se trató la situación general de Venezuela, suscribiéndose por los Estados una declaración conjunta en la que luego de reconocerse que la Carta de la Organización reconoce como condición indispensable para “la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región, que uno de los propósitos de la OEA es promover y consolidar la democracia dentro del respeto del principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados y que todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más le convenga”, todo ello como condición indispensable de la democracia representativa.

Luego en cuatro particulares de la declaración que suscribiesen todos los Estados, se pronunciaron sobre el ofrecimiento para la búsqueda de soluciones a “su situación”, “reapertura de dialogo efectivo para favorecer la estabilidad política, desarrollo social y recuperación económica”, “solución de las diferencias y la consolidación de la democracia representativa” y “esfuerzos de entendimiento, diálogo y a los procedimientos constitucionales”.

La declaración puede descargarse de: http://www.oas.org/es/

Los cientos, miles, y hasta millones de personas de todas partes del orbe que fuimos testigos del evento y las exposiciones de los representantes de los Estados, gracias a su transmisión en vivo tanto de la propia página web de la organización así como de diversas televisoras, pudimos presenciar la elocuencia de sus exposiciones, y como no, sus habilidades argumentativas, política y diplomacia.

Muy interesante resultó escuchar la gran cantidad de entonaciones, pronunciación y acento de todos los intervinientes, y aquellos que no eran hispanohablantes, la de sus intérpretes; una reunión digna de promover el gran alcance e importancia de la lengua de Cervantes, ya que allí reunidos se encontraban casi la totalidad de las naciones que tienen como lengua oficial el Castellano, solamente faltaba España y par de países más, pero estos últimos que carecen de la natural hispanidad de los Estados que allí se encontraban reunidos (Guinea y Sahara Occidental).

En esa reunión, al margen de su contexto político y la situación material de Venezuela, lo que podemos retomar luego en otros trabajos, pudimos observar todo tipo de recursos y mecanismos literarios, desde la utilización de pleonasmos, oxímoron, paradojas, metáforas, sarcasmos, y muchas otras figuras retóricas y literarias, que obligatoriamente nos recuerdan la riqueza de nuestra lengua y reconocer la providencial ventaja de contar con un idioma común tan rico y compartido por tantos países en una misma organización regional, envidiable por otras en las que difícilmente podrán gran proporción de sus miembros tener una lengua como la nuestra en cuanto a extensión y precisión en la que resulten inequívocas las ideas expuestas, lo que nuevamente resalta a Cervantes y su influencia en la región a mas de 4 siglos de su obra, que sin duda es un elemento de mayor identidad entre los Estados partes de la organización, más allá de la obra de Simón Bolívar, cuya obra libertaria es de apenas dos siglos.

Insistiendo en el tema del lenguaje. De las múltiples exposiciones, se pueden extraer magníficas muestras de figuras argumentativas, de retórica, eufemismos y falacias, resultando todas ellas en expresiones de gran elocuencia, pero que material y efectivamente nada dicen, nada dejan, sino una total abstracción y lejanía de conceptos frente a realidades presentes y concretas, que la diplomacia y la política demuestran temor, más bien pavor abordar, por lo que no en vano la cultura popular, principalmente la música, ha sabido tratar de forma más acertada y eficaz en describir y presentar la realidad de nuestros pueblos.

Desde la exposición del representante del gobierno venezolano, entiéndase que no es del Estado, sino del gobierno, insistimos, caracterizado por lo ambiguo, esquivo y falaz de presentar supuestas realidades que no son tales, que de no ser por la sociedad civil que presenta la cruda verdad que se vive en el país a través de los cada día más restringidos medios, hasta los más hiperbólicos eufemismos de representados de los países del sur, los observadores de la sesión pueden creer que se estaban tratando dos casos, dos situaciones, dos países totalmente diferentes, la Venezuela maravilla, la potencia mundial, y la otra Venezuela, la Potamkin, la pauperizada.

Muchas frases de la jornada llamaron la atención y el asombro, pero una exposición que verdaderamente resultó impactante fue la de un representante, que no recuerdo su Estado, al referirse sobre los países del sur, señalaba y afirmaba que hace un tiempo ellos pasaron por momentos igualmente difíciles y complicados como los que enfrenta Venezuela, destacando la importancia del diálogo y acercamiento. Pero por Dios, que afrenta al lenguaje, que burla a nuestra inteligencia, para qué el uso grosero de esos eufemismos.

Teniendo un lenguaje tan rico como el español, el idioma Castellano, la lengua de Cervantes, con tantas palabras que pueden definir exactamente las ideas, que pueden conceptualizar con precisión las situaciones, por  qué no las utilizamos y preferimos la oscuridad y la indeterminación de un lenguaje diplomático esquivo y timorato, por qué si todos sabemos sobre que estamos hablando y que no es más que de una tiranía, de dictadura, de totalitarismo.

De lo que vivieron los países del sur, digo.



miércoles, 1 de junio de 2016

Denme claridad que voy a leer... esa carta desgraciada…


 ¿Qué habrá escrito de su puño y letra la amada Soledad en esa desgraciada carta que ameritó romperla en la oscuridad?

Interesante canción. ¿Cuál es su contenido?, indudablemente, despedida, fin de la relación, romper con el pasado, seguir adelante, enmendar errores, apartar lo malo, cada oyente de la entretenida y pegajosa canción le pone el ingrediente que su imaginación y experiencias lo ubiquen en ese singular ambiente que evoca, sea como destinatario o remitente de la especial misiva, si se ha estado en ambas condiciones, así como del clamor de claridad para su lectura y entendimiento o la oscuridad para asimilarla y aceptar su contenido, aunque no sea de su agrado.

Mucho tiempo hace que el padre de Agustín, el coronel, espera su famosa y ansiada carta, nunca llegó. Ya nos imaginamos la base de su alimentación.

Muchas otras personas desde hace tiempo esperaban recibir noticias de otra también famosa carta, les llegó noticia de ella. Otros personajes que nada quieren saber de esa misma carta que pudiera desgraciarlos, jamás pesaron que les llegaría noticias de ella, a pesar de aparecer como sus claros destinatarios, procuran oscuridad para no recibirlas.

El día de ayer (31/05/2016), se hizo pública la solicitud de inmediata convocatoria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos por parte de su Secretario General, ello para realizar una apreciación colectiva y adoptar la decisiones que se estimen convenientes sobre la situación de la institucionalidad democrática en Venezuela, todo ello sustentado en un detallado informe (http://www.oas.org/documents/spa/press/OSG-243.es.pdf)

Los medios de comunicación, las redes sociales en general y en especial las páginas en internet de noticieros hacen referencia a dicha solicitud, a esa llamada “activación de la Carta Democrática Interamericana”, instrumento y aplicación que salvo el particular caso de Honduras y a instancia de su propio gobierno, no tiene antecedente en el continente.

Múltiples y muchos voceros han ofrecido sus opiniones y pareceres, tanto quienes adversan al gobierno autodenominado revolucionario, así como los propios funcionarios y seguidores del régimen, quienes insisten en señalar que tal “solicitud”, “aplicación” o “activación” de la Carta, es improcedente, ya que debe ser efectuada por el mismo Estado, entendiendo ellos que solo le corresponde al gobierno, así como que únicamente procede ante la ocurrencia de un “golpe de Estado”, que únicamente entienden como ese gobierno y en especial el presidente fuese la víctima. Incluso, hay quienes con total desconocimiento de nuestra historia han expresado que a esa Carta le harán frente con la Carta de Jamaica –un breve comentario sobre esto se hará infra-.

Se encuentra a disposición en la red para cualquier interesado, un sinnúmero de páginas que explican de manera más o menos sencilla, más o menos técnica, todo lo relativo a esa famosa Carta, su naturaleza,, solicitud, activación, e incluso sus efectos, lo que si no se consigue de manera sencilla en las redes es la manera de cómo leer esa Carta, y para lo cual debemos tener suficiente “claridad”, evitando la “oscuridad” propia de los totalitarios.

Aprendiendo a leer la Carta.

Como suficientemente se extrae de diversas entradas de este blog, conceptos como Constitución, democracia y derechos humanos, suelen ser leídos e intentados por sectores totalitarios y absolutistas mediante argumentaciones retóricas y falaces para manipular y pervertir su verdadero alcance. Así vemos como se hace uso de lo que es una Constitución como un mecanismo de ejercicio del poder cuando la Constitución es tal si es una limitación y restricción del poder.

Promueven los totalitarios que su actuación es democrática y constitucional, con no otra intención de la de pretender tener un velo de supuesta legitimidad de su actuación, pero que no es más que la negación del propio Estado de Derecho, y vaya que han logrado confundir a grupos de personas.

En el caso de la Carta Democrática Interamericana, la situación no es muy distinta, su lectura y alcance tratará siempre de ser tergiversado por las fueras del absolutismo, de los regímenes cleptocráticos, cuando la verdad es que los sujetos pasivos, los obligados de esa Carta tanto frente a los ciudadanos como frente a la región son principalmente los gobiernos de los Estados partes. Debiendo hacerse esa lectura de la Carta, en tanto desarrolla derechos humanos, libertades civiles y políticas de los ciudadanos, todos los ciudadanos, frente a los Estados, todos los Estados, de manera progresiva en cuanto esos derechos y su garantía, y jamás como instrumento o mecanismo de ejercicio del poder  de los gobiernos, menos aún de aquellos despóticos.

La lectura de la Carta, con la claridad e inteligencia debida, no puede ser otra ante la defensa de la población en el ejercicio de sus derechos fundamentales que son progresivos y de interpretación extensiva que la de su procedencia, así como de las medidas que a bien deban tomarse.

Misceláneas:

(i) En la Carta de Jamaica. Simón Bolívar en 1815  se dirige a su destinatario explicando la importancia del auxilio y ayuda externa en la lucha contra España. Es una total aporía que funcionarios y voceros del régimen que califican como injerencia  las actuaciones de organismos internacionales que son adversas a su proceder, se refieran esa Carta que lo que hace es destacar la importancia de la participación extranjera en asuntos dentro del territorio nacional.

(ii) Siendo el instituto del referendo revocatorio un derecho constitucional, toda interpretación sobre su solicitud, normas y desarrollo ha de ser a favor de su realización, de manera progresiva y extensiva. Lo contrario, imposición de requisitos, procedimientos y lapsos que retrasen o restrinjan su ejercicio constituyen nuevas y mayores violaciones.

(III) Enlace a la canción La Carta de Gualberto Ibarreto: