viernes, 24 de agosto de 2018

Entre antenas de radio, banderas falsas y drones explosivos.



Hace 79 años. Entre la noche del 25 de agosto y 1 de septiembre de 1939, ocurrieron unos hechos que afectaron a la humanidad, hechos cuyo conocimiento y estudio resulta de interés para entender actuales situaciones.

En el marco de la llamada operación Himmler creada por el régimen nacionalsocialista para justificar su invasión a Polonia. El primero de los hechos fue el llamado incidente Jablonkow en la noche del 25 de agosto que consistía en asaltar el paso fronterizo entre Polonia y  Eslovaquia, hoy parte de la República Checa, asalto que no se verificó al percatarse Hitler que se había firmado un acuerdo entre Polonia y el Reino Unido de defensa militar.

El 31 de septiembre ocurrió lo que se conoció como el incidente Gleiwitz, una actividad más elaborada que la del ataque anterior qué consistió en que agentes nazis haciéndose pasar por polacos asaltaron y tomaron la antenas de Radio alemana en esa comunidad haciéndolo ver cómo si las agresiones eran perpetradas por agentes polacos, incluso resultó asesinado como parte de la treta un ciudadano alemán, todo lo cual lo tomaron los nazis como justificación para invadir Polonia dándose inicio con esa acción inventada a uno de los hechos más infames de la humanidad.

El 1 de septiembre de 1939 iniciaba la Segunda Guerra mundial con la llamada operación Fall Weiss, la cual estuvo precedida por las ya conocidas intervenciones del führer ante el Reichstag en las que no dejaba de señalar las agresiones sufridas por el pueblo alemán que eran imputables a los polacos, quienes eran responsabilizados por esas acciones.

Ese tipo de operaciones en las que mediante ardides y estratagemas se hace creer que existe un enemigo que está atentando en contra de los propios agentes para así justificar acciones y agresiones es lo que se conoce como operaciones de bandera falsa, cuya verdadera planificación y alcance suelen saberse al final de los conflictos y por lo general en los procesos de condena de delincuentes de guerra.

En el caso de la Segunda Guerra Mundial, empezó efectivamente el 1 de septiembre de 1939, pero ya previamente el nacional socialismo como régimen totalitario tenía tiempo instaurándose, incluso antes de la acomodaticia Ley Habilitante de marzo de 1933, también conocida como la Ley para solucionar los peligros que acechan al pueblo y al Estado y antes de la instauración del sistema de justicia de pueblo con su propio supremo tribunal.

Hoy, casi 16 lustros más tarde en este país caribeño, muchos hechos extraños han ocurrido en los que la opacidad propia de los organismos oficiales, lejos de aclarar su ocurrencia, han dado lugar a gran número de especulaciones.

Hace par de semanas ocurrió la explosión de 2 drones y no pasaron pocos minutos cuando los voceros oficiales señalaron que se trataba de un intento de magnicidio, los días siguientes se produjeron allanamientos, detenciones, levantamiento de inmunidades parlamentarias y señalamientos sobre responsabilidades –ante un inventado y acomodaticio Reichstag al mejor estilo del otrora führer-, hechos sobre los cuales y su apego a los más elementales derechos fundamentales no nos ocuparemos, pero vista las particular forma de conducirse este régimen, da pie para que muchos puedan crees que estamos ante una gran bandera falsa, lo que no sería descabellado pensar vistos los perfiles de los ideólogos del llamado socialismo del siglo XXI y su manera de conducirse mediante ardides, argucias, falacias y estratagemas.


Así como ocurrió con los hechos de hace 79 años, la verdad se sabrá y quedará a descubierto los verdaderos artífices, mientras tanto, así como no debe descartarse la idea de la bandera falsa, tampoco podemos dejar de analizar los hechos a la luz del antiguo principio del derecho romano "cui prodest scelus, is fecit"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario