Ir al contenido principal

Guerra a muerte



Hoy se cumplen 203 años del decreto de guerra a muerte que promulgase el 15 de junio de 1813 el entonces Brigadier de la Unión, General en Jefe del Ejercito del
Norte Simón Bolívar, cuando en Trujillo, dictase el famoso Decreto de Guerra a Muerte.

Este decreto y su estudio ha causado siempre mucha polémica, desde quienes se  pronuncian sobre su supuesta exageración y que un contenido similar resultaría hasta genocida por los desmanes que en su nombre se verificaran, hasta quienes justifican su promulgación ante el contexto histórico de la época, lo que a su vez es respondido por lo que contrarían ese instrumento en cuanto a que en todo momento siempre podría entonces apoyarse una actuación igual ya que siempre se podrá argumentar y conseguir una perfecta excusa para ello.

Que cada uno de nosotros se haga su propia idea y arribe a su personal conclusión:

Aquí el texto:


SIMÓN BOLÍVAR,
Brigadier de la Unión, General en Jefe del Ejercito del Norte,
Libertador de Venezuela
A sus conciudadanos

Venezolanos: Un ejército de hermanos, enviado por el soberano Congreso de la Nueva Granada, ha venido a libertaros, y ya lo tenéis en medio de vosotros, después de haber expulsado a los opresores de las provincias de Mérida y Trujillo.

Nosotros somos enviados a destruir a los españoles, a proteger a los americanos, y a restablecer los gobiernos republicanos que formaban la Confederación de Venezuela. Los Estados que cubren nuestras armas, están regidos nuevamente por sus antiguas constituciones y magistrados, gozando plenamente de su libertad e independencia; porque nuestra misión sólo se dirige a romper las cadenas de la servidumbre, que agobian todavía a algunos de nuestros pueblos, sin pretender dar leyes, ni ejercer actos de dominio, a que el derecho de la guerra podría autorizarnos.

Tocado de vuestros infortunios, no hemos podido ver con indiferencia las aflicciones que os hacían experimentar los bárbaros españoles, que os han aniquilado con la rapiña, y os han destruido con la muerte; que han violado los derechos sagrados de las gentes; que han infringido las capitulaciones y los tratados más solemnes; y, en fin, han cometido todos los crímenes, reduciendo la República de Venezuela a la más espantosa desolación. Así pues, la justicia exige la vindicta, y la necesidad nos obliga a tomarla. Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infestan y han cubierto de sangre; que su escarmiento sea igual a la enormidad de su perfidia, para lavar de este modo la mancha de nuestra ignominia, y mostrar a las naciones del universo, que no se ofende impunemente a los hijos de América.

A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna, aún, abrirles por la ultima vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir pacíficamente entre nosotros, si detestando sus crímenes, y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de España, y al restablecimiento de la República de Venezuela.

Todo español que no conspire contra la tiranía en favor de la justa causa, por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo, y castigado como traidor a la patria y, por consecuencia, será irremisiblemente pasado por las armas. Por el contrario, se concede un indulto general y absoluto a los que pasen a nuestro ejército con sus armas o sin ellas; a los que presten sus auxilios a los buenos ciudadanos que se están esforzando por sacudir el yugo de la tiranía. Se conservarán en sus empleos y destinos a los oficiales de guerra, y magistrados civiles que proclamen el Gobierno de Venezuela, y se unan a nosotros; en una palabra, los españoles que hagan señalados servicios al Estado, serán reputados y tratados como americanos.

Y vosotros, americanos, que el error o la perfidia os ha extraviado de las sendas de la justicia, sabed que vuestros hermanos os perdonan y lamentan sinceramente vuestros descarríos, en la íntima persuasión de que vosotros no podéis ser culpables, y que sólo la ceguedad e ignorancia en que os han tenido hasta el presente los autores de vuestros crímenes, han podido induciros a ellos. No temáis la espada que viene a vengaros y a cortar los lazos ignominiosos con que os ligan a su suerte vuestros verdugos. Contad con una inmunidad absoluta en vuestro honor, vida y propiedades; el solo título de americanos será vuestra garantía y salvaguardia. Nuestras armas han venido a protegeros, y no se emplearán jamás contra uno solo de nuestros hermanos.

Esta amnistía se extiende hasta a los mismos traidores que más recientemente hayan cometido actos de felonía; y será tan religiosamente cumplida, que ninguna razón, causa, o pretexto será suficiente para obligarnos a quebrantar nuestra oferta, por grandes y extraordinarios que sean los motivos que nos deis pare excitar nuestra animadversión.

Españoles y Canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables.

Cuartel General de Trujillo, 15 de junio de 1813.

Simón Bolívar.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

En el caso de la quiebra de VIASA la Comisión Interamericana solicita información a Venezuela sobre violación de derechos humanos.

A 22 años de la cesación de sus operaciones. El 11 de febrero de 2019 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA abrió a trámite una petición contra Venezuela ante lo que sería la violación de derechos humanos de trabajadores de la aerolínea que a pesar de haber cesado operaciones el 28 de febrero de 1997 e iniciado el proceso de liquidación hasta la presente fecha no han sido satisfechas las obligaciones dinerarias, en particular aquellas que tienen origen laboral como lo son las de trabajadores, jubilados y pensionados. Roberto Hung Cavalieri (rhungc@gmail.com), profesional del derecho que presentase la acción ante la Comisión con sede en Washington en octubre de 2017 refirió que los derechos señalados como violados son los de acceso a la justicia, tutela judicial efectiva, derecho de propiedad y de acceso a la información, contenidos en los artículos 8.1, 13 y 21 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, XVI y XVIII de la Declaración Americana s

Enamorarse del Derecho

Muy difícil se me hace en este preciso momento hablar sobre estar enamorado e invitar a enamorarse del Derecho y más aun, de la Justicia. Dificultad que deviene de dos direcciones y situaciones, una más dura que la otra. Por una parte, observar como el Derecho, la Ley, la Justicia y la Constitución resultan día a día negadas, pisoteadas y ultrajadas por quienes están llamados crearlas, ejecutarlas y aplicarlas; por el otro, porque hoy se cumplen ya nueve años desde que partiese de este mundo una de las personas más apasionadas y enamoradas del Derecho, mi viejo, papá Hung, el Chino, Roberto Hung Arias, quien además de demostrar su amor por la profesión que fue su vida, alentó a muchos a enamorarse del Derecho, quien hasta sus últimos días, pese a las graves dolencias que le aquejaron, jamás renunció a su amor por la profesión, al foro judicial, al estudio constante y a su posición crítica, pero tratándose del personaje, quienes lo conocieron pueden dar fe de ello, especialmente e

¿Qué es un Golpe de Estado? ¿Quiénes son sus víctimas?

En nuestra región, desde hace poco más de 25 años hemos venido escuchando constante y repetidamente la expresión de “golpe de estado”, que el golpe de estado del 58, que el golpe de estado aquí, que el golpe de estado allá, que a tal le dieron un golpe de estado, que a cual le estarían dando un golpe de estado si se hace esto, que en tal país se está llevando a cabo un golpe de estado. Que hay que tener cuidado con un golpe de estado, de derecha de izquierda, duro o blando, en fin, hablamos y nos referimos de golpes de estado con una facilidad y soltura como si se estuviese ante una figura, situación o concepto cuyo entendimiento y alcance es natural, cuando en realidad , la generalidad de las veces la mayoría de las ocasiones no solo se desconoce su verdadero significado y alcance sino que por el contrario, y lo que es peor aún, se utiliza dicha expresión para calificar algo totalmente contrario, y por supuesto que no habrá quienes ante ese general desconocimiento y afán de man